Ricardo Ávila
Retroprospectiva

Ceños fruncidos

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Opinión
POR:
Ricardo Ávila
mayo 13 de 2016
2016-05-13 08:06 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Mientras en Colombia los temas nacionales –y en especial los debates en torno a la paz– siguen ocupando la mayor parte del espacio de los medios informativos, más allá de las fronteras colombianas hay otros asuntos que reciben cubrimiento. Así quedó claro en la semana que termina, en donde dos puntos concretos llamaron la atención de los observadores.

Uno de ellos es la suerte de Brasil, cuyo giro llegó a los 180 grados. Dilma Rousseff fue suspendida de su cargo en lo que parecería ser algo más permanente que temporal, así la presidenta tenga aún una instancia adicional pendiente.

En consecuencia, el vicepresidente Michel Temer empezó a tomar decisiones que indican que desea quedarse hasta el 2018 en el palacio de Planalto en Brasilia. La duda es si en medio de una sociedad tan polarizada, contará con el respaldo para sacar de la recesión a una economía que requiere más de una cirugía de fondo.

Más al norte del mismo hemisferio hay otro tipo de incertidumbres. En Estados Unidos, la confirmación de Donald Trump como el seguro candidato del Partido Republicano genera todo tipo de cábalas sobre qué pasaría si el magnate llega a la Casa Blanca tras las elecciones de noviembre próximo.

No obstante, hay alarmas que empiezan a sonar desde ya. La más ruidosa de todas tiene que ver con la posibilidad de que la economía norteamericana experimente problemas, algo que se nota en la actitud de los inversionistas. Tanto los rendimientos de los bonos del Tesoro como los precios de las acciones en Wall Street, demuestran que la cosa es seria.

De un lado, el crecimiento durante el primer trimestre fue muy flojo. Acto seguido, los datos sobre empleo en abril estuvieron por debajo de lo que esperaban los expertos. Y en los últimos días, los resultados empresariales no le gustaron a nadie. Por ese motivo, hay –con razón– más ceños fruncidos que antes.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado