Ricardo Ávila
brújula

Apuestas opuestas

No termina el debate entre los analistas, después de que la junta directiva del Banco de la República decidió recortar su tasa de interés.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
septiembre 03 de 2017
2017-09-03 04:08 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

No termina el debate entre los analistas, después de que la junta directiva del Banco de la República decidió recortar su tasa de interés de intervención, durante su sesión del jueves pasado. Debido a ello, el costo de los recursos que el Emisor les presta a las instituciones de crédito quedó en 5,25 por ciento anual, un alivio que eventualmente será sentido por quienes tienen préstamos o piensan pedir uno.

El motivo de la discusión es saber si hasta aquí llegaron las rebajas o vienen más. En su comunicado, la entidad informó que cuatro de los siete integrantes del cuerpo decisor votaron por una disminución de un cuarto de punto porcentual, mientras dos se inclinaron por una reducción de medio punto, y uno prefirió dejar las cosas como estaban.

A la luz de lo ocurrido, el bando de los que desean nuevas reducciones podría conseguir más adeptos, aunque la verdad es que todo dependerá de la manera en que se desarrollen los eventos. Esta semana se conocerá el comportamiento de la inflación en agosto, que debería subir porque el año pasado, en el octavo mes, mostró descensos en la canasta familiar una vez terminó el paro camionero. Si el incremento es alto se impondrá la cautela, pero si no lo es aumentarían las probabilidades del bajón.

Mientras ese dilema se define, los observadores también tomaron nota de varias afirmaciones hechas por el Banco. Una es que así el dólar se encuentre en niveles altos para mucha gente, de un tiempo para acá la moneda nacional se ha apreciado frente al billete verde, algo que afecta la competitividad de las exportaciones y abarata relativamente los bienes traídos de afuera.

No menos importante es la aseveración según la cual “las cifras disponibles de la actividad económica sugieren que la desaceleración de la economía tocó fondo”, por lo cual el presente semestre debería ser mejor que el pasado. A pesar de esa circunstancia, la debilidad del sector productivo persiste y no vale la pena caer en triunfalismos.

El elemento que impide tener más claridad es la inercia de los precios de ciertos bienes y servicios. Hasta que ese impulso no disminuya, será imposible encontrar consenso en la junta del Emisor. Así unos le apuesten a otra reducción y otros a la estabilidad, la verdad es que la mayoría se conformará dependiendo de los datos que vienen.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado