Ricardo Ávila
brújula

Castigos ejemplares

Dentro de las muchas caras que tiene la corrupción en Colombia, ninguna indigna tanto a la ciudadanía como la que afecta directamente a los niños.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
noviembre 21 de 2017
2017-11-21 08:46 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Dentro de las muchas caras que tiene la corrupción en Colombia, ninguna indigna tanto a la ciudadanía como la que afecta directamente a los niños. Así quedó en claro ayer, después de que el Contralor General reveló, durante su rendición anual de cuentas, algunos excesos abominables, todos destinados a meterle la mano a los recursos públicos.

La reacción en las redes sociales fue particularmente fuerte, luego de conocerse que la Alcaldía de Cartagena firmó un contrato dentro del programa de alimentación escolar que incluyó el cobro de pechugas de pollo a 40.000 pesos cada una.

El ejemplo es el más emblemático, sin embargo, dista de ser el único, ya que en repetidas ocasiones se han conocido los abusos de firmas con tentáculos en la política, cuya inoperancia afecta la nutrición de la población más joven.

Quienes conocen del asunto insisten en que este es un camino tentador para quienes financian a aquellos que desean llegar a cargos de elección popular. Una vez la persona respaldada llega a un puesto determinado, la manera de “recuperar la inversión” es recibir un contrato que no es fácil de auditar, como el de la comida que se les da diariamente a los niños.

Y si bien en lo que atañe a la capital de Bolívar, el alcalde implicado se encuentra en la cárcel, la pregunta de fondo es si la costumbre va a desaparecer o no. Lamentablemente, la experiencia de otras regiones sugiere que los abusos continuarán, así cambien los protagonistas.

El motivo es que las costumbres políticas seguirán siendo las mismas hasta que la financiación de las campañas no sea objeto de una cirugía mayor. A lo anterior habrá que agregar castigos realmente ejemplares para los corruptos que se llenan los bolsillos con el dinero del pan que debería nutrir a los niños.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado