Ricardo Ávila
brújula

Decisión dividida

Vale la pena, entonces, mantener las manos firmes en la rienda, así el grupo de los expansionistas haya ganado adeptos dentro de la junta directiva.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Opinión
POR:
Ricardo Ávila
mayo 29 de 2017
2017-05-29 06:28 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Tal como lo habían pronosticado los observadores, el viernes pasado la junta directiva del Banco de la República aprobó otra reducción de la tasa de interés que les cobra a las instituciones financieras por darles liquidez temporal. El nuevo nivel de costo de esos fondos –que quedó en el 6,25 por anual– eventualmente será sentido por los usuarios del crédito, dándole algo de impulso a una economía que anda por el carril lento.

Ese fue, precisamente, el motivo de la determinación adoptada. Sin embargo, no pasó desapercibido para los analistas que la votación se decidió por un estrecho margen de cuatro contra tres. En el bando perdedor estaban quienes abogaban por una disminución de medio punto porcentual y no de un cuarto de punto, presumiblemente con el Ministro de Hacienda a la cabeza.

El motivo por el que triunfó la postura más conservadora es la marcha de la inflación. El descenso en el ritmo de aumento del índice de precios al consumidor sufrió un tropezón en abril, debido sobre todo al comportamiento de las tarifas eléctricas.

De hecho, cuando se excluyen de la cuenta los alimentos, la foto es relativamente inquietante. Puesto de otra manera, la canasta familiar –sin comida– muestra un incremento del 5,5 por ciento anual, que es todavía muy superior al límite superior del rango establecido por el propio Emisor.

Por lo tanto, lo prudente es esperar a ver si las cosas en mayo se comportan mejor. Unos y otros concuerdan en que los intereses todavía están por encima del que sería su punto ideal, pero a veces es mejor soltar la cuerda poco a poco que hacerlo de un tirón, y así evitar la creación de otro tipo de trastornos.

Además, los especialistas recuerdan que en el segundo semestre vendrán nuevas presiones en este frente por cuenta de que las bases de comparación serán distintas a las de ahora. Vale la pena, entonces, mantener las manos firmes en la rienda, así el grupo de los expansionistas haya ganado adeptos dentro de la junta directiva del banco.

Lo anterior debería servirle al Gobierno para ver qué puede hacer por sí solo para darle un nuevo empujón al crecimiento económico. Bajar los intereses ayuda mucho, pues les devuelve el ánimo a empresarios y consumidores. No obstante, esa no la única fórmula que se debe usar para resolver el enigma de una desaceleración que no termina.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado