Ricardo Ávila
brújula

Despegue sin retorno

Avianca acaba de anunciar que suspende a partir de este mismo jueves sus vuelos a Venezuela.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Opinión
POR:
Ricardo Ávila
julio 27 de 2017
2017-07-26 08:38 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

El comunicado expedido por Avianca, según el cual la aerolínea suspende a partir de hoy sus vuelos a Venezuela, es una confirmación más sobre el aislamiento gradual de un país que pasó de ser destino obligado a destino evitado por las compañías del ramo. En comparación con los niveles de hace tres años, los itinerarios mensuales a Caracas pasaron de cerca de 4.500 a menos de 2.000 ahora.

Y es que entre las empresas que han cesado sus operaciones en la capital bolivariana se incluyen nombres tan conocidos como Lufthansa, Air France o United Airlines. Algunas comenzaron a reducir frecuencias en un comienzo, mientras que otras no tuvieron más remedio que despegar sin retorno, por lo menos hasta que la realidad mejore.

Un factor que resultó ser determinante en un momento dado, fue la escasez de divisas que impidió la repatriación del dinero que dejaba la venta de pasajes en bolívares. Para paliar el déficit se aumentaron las compras de insumos locales, como pasó con la gasolina.

Sin embargo, las pérdidas se volvieron cuantiosas, con lo cual acabó siendo necesario castigar los balances. Además, con el correr de los meses aparecieron otros riesgos, relacionados con la seguridad de la operación. Asuntos asociados con el trato a los aviones en la plataforma, manejo de equipaje o control aéreo se convirtieron en fuente de preocupación constante.

Desde hoy, el aeropuerto de Maiquetía –el mismo que llegó a tener hace 40 años una ruta del mítico Concorde– no volverá a ver aterrizar los aviones de la ruana roja. Esa es otra expresión práctica de la crisis que agobia a Venezuela.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado