Ricardo Ávila
brújula

El divorcio tiene pinta de amigable

Una frase de Mafalda afirma que “lo importante no es romper las estructuras, sino saber qué se hace con los pedazos”.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
diciembre 11 de 2017
2017-12-11 08:18 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Una frase de Mafalda, el personaje de tira cómica creado por el caricaturista Quino, afirma que “lo importante no es romper las estructuras, sino saber qué se hace con los pedazos”. La locución le cae como anillo al dedo al complejo tema del brexit, que, en la práctica, equivale a convertir en realidad un divorcio que pondrá fin a un matrimonio de 44 años de duración entre Londres y Bruselas.

A pesar de que los augurios no eran los mejores, la rueda de prensa que dieron el viernes la primera ministra británica, Theresa May, y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, mostró que las probabilidades de encontrar la luz al final de túnel son elevadas. Los dos líderes definieron asuntos tan complejos como la factura de la separación o garantizar los derechos de los ciudadanos europeos que viven en el Reino Unido. Más espinoso todavía era el asunto de Irlanda del Norte, que mantendrá una frontera abierta con la república del mismo nombre.

Falta aún mucho tiempo antes de que los papeles finales se firmen. Desde el punto de vista de los plazos, a los dos años, que empezaron a correr en marzo, hay que agregarles un periodo de transición por otro tanto. Adicionalmente, es indudable que habrá nuevos obstáculos en la vía, pues como bien se dice, el diablo está en los detalles y dividir cobijas o cortar lazos implicará tratar infinidad de puntos y regulaciones.

No obstante, lo más importante en este caso es el ánimo de llevar las discusiones de forma amigable. En un comienzo, la animosidad a ambos lados del Canal de la Mancha era evidente, con lo cual se abrió la puerta de medidas unilaterales que habrían sido costosas.

Ahora, la perspectiva es distinta. Y ese horizonte es positivo para la economía mundial que no necesita nuevos elementos de incertidumbre, con turbulencias financieras o comerciales en la zona de integración más importante del planeta. Tal parece que los europeos sabrán qué hacer con los pedazos de este matrimonio que terminó.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado