Ricardo Ávila
brújula

El oro y la escoria

Si la lógica hubiera seguido su curso, a estas alturas de la administración Santos habrían empezado los reconocimientos gremiales.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
agosto 24 de 2017
2017-08-24 08:18 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Si la lógica hubiera seguido su curso, a estas alturas de la administración Santos habrían empezado los reconocimientos gremiales hacia aquellos funcionarios cuya gestión se destacó sobre las demás. En esa lista, Luis Fernando Andrade tendría que estar en los primeros lugares, sin lugar a dudas.

El motivo es que el exdirectivo de la prestigiosa firma de consultoría McKinsey fue el protagonista de una transformación institucional que eventualmente le permitirá a Colombia tener una red vial de alta calidad, así como mejoras en materia de ferrocarriles o navegación fluvial, entre otros segmentos. Tras las épocas oscuras del Inco, el sector del transporte pudo contar con una entidad profesional que tuvo a cargo el ambicioso programa de las llamadas 4G.

En cambio, en lugar de recibir aplausos o diplomas, el hasta ayer presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura se enfrenta hoy a un proceso judicial de pronóstico reservado. El papel de la entidad a su cargo en el manejo del segundo tramo de la Ruta del Sol y en especial el otro sí al contrato que le dio luz verde al tramo entre Ocaña y Gamarra se convirtió en un verdadero dolor de cabeza, por cuenta del escándalo de los pagos ilegales de Odebrecht.

No es este el espacio para debatir los méritos de un proceso que debe terminar con castigos ejemplares para quienes se lucraron de manera indebida. Pero más allá de que el público exija sentencias, vale la pena decir que los justos no pueden pagar por los pecadores.

A lo largo de su trayectoria laboral, Andrade se distingue no solo por su capacidad de trabajo, sino por su honestidad. El respaldo cerrado de quienes le conocen debería servir de contrapeso al linchamiento mediático o al populismo judicial, para que prime la verdad y los jueces distingan el oro de la escoria

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado