Ricardo Ávila
Brújula

El problema no es de leyes

La incredulidad se expresa en la cotización del bolívar en el mercado paralelo, que rompió el nivel de los 21.000 por dólar en días recientes.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
septiembre 13 de 2017
2017-09-13 08:48 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Ha pasado una semana desde cuando Nicolás Maduro le presentó a la Asamblea Nacional Constituyente, reunida en Caracas, un conjunto de ocho leyes, cuyo propósito es “el desbloqueo económico de Venezuela”. Según el mandatario, el paquete de medidas serviría para controlar las distorsiones actuales e impulsar una base productiva más diversificada.

Las iniciativas comprenden un sistema de control de precios, otro esquema cambiario e incentivos para la promoción de la inversión extranjera, entre otros. De manera complementaria, el mandatario anunció el reajuste del salario mínimo en 40 por ciento.

Dada la impopularidad del gobierno bolivariano, no debería ser sorpresivo que la estrategia fue recibida con bajas expectativas. Incluso la posibilidad es que las cosas en vez de mejorar se pongan peor, por cuenta de reglas de juego que, en la práctica, ahogan todavía más la actividad privada.

La incredulidad se expresa en la cotización del bolívar en el mercado paralelo, que rompió el nivel de los 21.000 por dólar en días recientes. Tal como están las cosas, el billete de mayor denominación –de 20.000 bolívares– vale menos que el de menor denominación, emitido por el tesoro estadounidense.

Semejante circunstancia refleja la presencia de una inflación galopante que, según las cuentas de la oposición, llegó a un acumulado de 366 por ciento hasta agosto. La disparada de los precios se combina con una gran depresión, pues la economía perdió una cuarta parte de su tamaño en los últimos cuatro años.

El problema de fondo sigue siendo un sistema cambiario absurdo, combinado con un déficit presupuestal enorme. A menos que se haga una cirugía de fondo, las cosas seguirán empeorando, por más leyes que se expidan.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado