Ricardo Ávila
brújula

Enviar las señales correctas

Si de comparar realidades divergentes se trata, basta con mirar las cifras que resumen las ventas del comercio minorista.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
julio 12 de 2018
2018-07-12 08:44 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Si de comparar realidades divergentes se trata, basta con mirar las cifras que resumen las ventas del comercio minorista, tanto en mayo del 2017 como del 2018. Hace un año, en medio del desánimo por el aumento de tres puntos porcentuales en la tarifa del IVA, los ingresos de los almacenes cayeron 0,4 por ciento en términos reales. Ahora subieron 5,9 por ciento, una tasa que bien puede calificarse como saludable.

La mejora es atribuible a líneas de mercancía como equipos de informática, alimentos y vehículos automotores y motocicletas. Pero más allá de la explicación puntual, el mensaje es que hay una importante reactivación de la demanda que se traduce en un ritmo de negocios más firme. Como consecuencia, el acumulado de los primeros cinco meses del calendario muestra un incremento de 5,6 por ciento en la actividad.

Aunque a un paso más lento, tampoco le fue mal a la industria manufacturera en el mismo periodo. De acuerdo con el Dane, la producción fabril se expandió en 2,9 por ciento en mayo. Tal vez más relevante es que 30 de 39 renglones analizados mostraron números en negro, lo cual quiere decir que tres de cada cuatro segmentos relacionados con la transformación de bienes están en positivo.

Las estadísticas confirman que soplan vientos más favorables en dos áreas clave de la economía. El repunte en la confianza de los consumidores, combinado con condiciones externas más propicias por cuenta de los elevados precios del petróleo, le da alas a una recuperación importante que puede dar lugar a un círculo virtuoso de empleo e inversión.

El más beneficiado de ese impulso es el Gobierno que viene, si logra consolidar un clima de mayor optimismo. En la medida en que la incertidumbre política quedó atrás, el desafío es enviar las señales correctas para que los hogares hagan apuestas con miras al futuro y tomen las decisiones de compra que aplazaron por meses, mientras los empresarios hacen lo propio con respecto a sus planes de modernización o expansión.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado