Ricardo Ávila
brújula

Expedido un paz y salvo

Para un Gobierno ávido de buenas noticias, el comunicado expedido ayer por Fitch -una de las tres grandes agencias calificadoras de riesgo en el mundo– resultó ser positivo.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
octubre 26 de 2017
2017-10-26 08:40 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Para un Gobierno ávido de buenas noticias, el comunicado expedido ayer por Fitch –una de las tres grandes agencias calificadoras de riesgo en el mundo– resultó ser positivo. El motivo es que la entidad, con sede en Nueva York, reafirmó la perspectiva estable de la calificación de los títulos de deuda externa colombiana.

Puesto de otra manera, todo indica que cuando en unos meses se den a conocer las notas que miden la capacidad de un país de honrar sus obligaciones en el extranjero vamos a conservar el puesto que tenemos, dos peldaños por encima del llamado grado de inversión. Eso quiere decir que los bonos emitidos por el Ministerio de Hacienda podrán seguir siendo adquiridos por aquellos que exigen un buen colchón de seguridad a la hora de comprar papeles financieros.

Lo anterior elimina, al menos, un motivo de sobresaltos en el futuro cercano. Tal como ha sido la norma en años recientes, Colombia mantendrá un buen margen de confianza en otras latitudes, lo cual se expresa en un menor costo relativo al pedir dinero prestado.

Para Fitch, la economía nacional ha logrado ajustarse al impacto de la caída en los precios del petróleo. El déficit en la cuenta corriente de la balanza de pagos viene en descenso, mientras que el agujero en las finanzas públicas muestra tendencia a la baja. De hecho, la meta del 2018 es considerada como creíble.

No obstante, la agencia señala que el crecimiento del Producto Interno Bruto será menor. La apuesta para el 2017 es de 1,9 por ciento, mientras que para el próximo año la proyección asciende a 2,8 por ciento. Esa es una de las vulnerabilidades que nos podrían poner en perspectiva negativa, junto con mayores desajustes en las cuentas estatales que obliguen a aumentar la deuda. Tales inquietudes encabezarán la agenda de la nueva administración, pues la que termina alcanzó a recibir su paz y salvo.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado