Ricardo Ávila
brújula

Haciendo cuentas

El mes fue bueno, pero así como una golondrina no hace verano, una cifra aislada tampoco cambia la tendencia.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
septiembre 13 de 2018
2018-09-13 08:15 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

El mes fue bueno, pero así como una golondrina no hace verano, una cifra aislada tampoco cambia la tendencia. Así podría resumirse el reporte que entregó la Dian con respecto al recaudo de impuestos en agosto. Más de un observador se sorprendió al saber que el dinero que recibió la Tesorería aumentó en casi 17 por ciento frente al mismo mes del 2017.

Las razones específicas fueron el comportamiento del IVA y el pago de tributos por parte de las personas naturales. De manera puntual, el calendario de las liquidaciones influyó en el primero, mientras que en lo que atañe al segundo tuvo lugar el efecto del límite a las deducciones que castigó con dureza a buena parte de los declarantes de renta.

Para lo que queda del calendario, hay esperanzas de que un ritmo más vigoroso de la actividad económica, combinado con la devaluación del peso que eleva la base a la hora de liquidar los aranceles a las importaciones, sirva para subir todavía más los ingresos del fisco. Más vale que así sea, porque en el acumulado del 2018, el recaudo tan solo muestra un incremento del 2,5 por ciento.

Puesto de otra manera, para cumplir con la meta anual asignada, de 135 billones de pesos, hacen falta algo menos de 40. Lograr el objetivo no será nada fácil, en particular cuando se tiene en cuenta que el sector empresarial ya cumplió con su parte. La esperanza es lo último que se pierde, pero las cuentas son claras.

Para colmo de males, el monto de los créditos de ejercicios anteriores que se han usado para el pago de tributos, supera en casi dos billones de pesos las proyecciones originales. Debido a ello, el recaudo neto se verá afectado, así el bruto no se comporte tan mal.

Aún es temprano para emitir un veredicto, pero a menos que suceda un repunte similar al visto en agosto, aumenta la probabilidad de que al Gobierno le toque apretarse el cinturón en los próximos meses. Es sabido que el presupuesto del 2019 no se ve fácil. Lo que era menos evidente es que la austeridad toque imponerla desde ya.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado