Ricardo Ávila
brújula

La dinamita, de vuelta

Un nuevo recordatorio de que el camino de la paz está lleno de escollos fue el que tuvieron los colombianos ayer.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
enero 10 de 2018
2018-01-10 08:09 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Un nuevo recordatorio de que el camino de la paz está lleno de escollos fue el que tuvieron los colombianos ayer, cuando se levantaron con la noticia de varios atentados perpetrados por el Ejército de Liberación Nacional (Eln) en contra de la infraestructura petrolera y la fuerza pública. Las acciones ocurrieron una vez concluyó el plazo de un cese del fuego acordado entre el gobierno colombiano y el grupo guerrillero, y a pocas horas de que comenzara en Quito otro ciclo de diálogos –el quinto– entre ambas partes.

No es fácil saber si los ataques lograrán descarrilar un proceso que es visto con escepticismo por la ciudadanía. El llamado a consultas del jefe negociador de la administración Santos deja en claro la molestia del Ejecutivo frente a lo sucedido, aunque todavía es temprano para hablar de un rompimiento. La insistencia de uno de los jefes del Eln en seguir buscando una salida política mostró la disposición a continuar negociando, si bien más de uno se pregunta sobre la coherencia de una organización en la que hay disidencias internas.

Más allá de cuál sea el desenlace, la preocupación inmediata está relacionada con los tropiezos que la oleada de bombas le causa al sector de hidrocarburos. Justo cuando los precios del crudo mantienen su tendencia al alza, la capacidad de transporte se ve seriamente afectada, como lo demuestran las tres averías sufridas por el extenso oleoducto que conecta a Caño Limón, en Arauca, con el puerto de Coveñas, en el mar Caribe.

Y si bien es cierto que hay otras opciones para sacar el crudo de la zona, estas son costosas e implican desafíos logísticos. Por tal motivo, el riesgo de que las pérdidas se acumulen es elevado, algo que no solo impactaría los resultados financieros de Ecopetrol, sino las regalías que les llegan a las regiones. Más inquietante todavía es que frente a la expectativa de mayores inversiones en el sector, los factores de seguridad lleven a que se pospongan planes en marcha. Por esa razón, el terrorismo debe ser contenido. A las buenas o a las malas.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado