Ricardo Ávila
brújula

Un peso menos débil

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Opinión
POR:
Ricardo Ávila
abril 17 de 2016
2016-04-17 07:00 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Que los tiempos cambian, es algo indudable. Hubo una época no muy lejana en la que la revaluación del peso era considerada la fuente de muchos males, sobre todo cuando el país era víctima de la llamada enfermedad holandesa. Pero todo depende del punto de partida para hacer el análisis.

Quizás por ello, pocos le prestan atención al hecho de que la moneda nacional comienza a negociarse hoy por debajo de los 3.000 pesos por dólar. Si se toma la tasa representativa de mercado como referente, en lo que va del año, la moneda nacional se ha apreciado en 4,8 por ciento, frente a la divisa estadounidense, o cerca de 150 pesos.

Ante lo sucedido, se han silenciado los profetas que hace un par de meses aseguraban que romper la barrera simbólica de los 4.000 pesos por dólar no estaba lejos. Ahora crece el número de quienes creen que el tipo de cambio podría bajar aún más.

El gran factor en esa nueva perspectiva es el precio del petróleo, que es todavía el primer producto de exportación de Colombia. Como es bien sabido, después de estar en 27 dólares por barril, la cotización del crudo ha crecido en más de 50 por ciento. En la medida en que esa senda alcista continúe, el peso debería fortalecerse.

No obstante, ese no es el único elemento en la ecuación. La percepción sobre la economía nacional ha mejorado por fuera, como lo muestra el margen de riesgo de los bonos que llegó a estar 4,3 puntos porcentuales por encima de los títulos del Tesoro de Estados Unidos y cuya diferencia es ahora de 2,8. De hecho, los inversionistas de portafolio han vuelto a adquirir papeles nacionales, después de estar quietos durante días.

También el entorno es diferente. El retorno de Argentina a los mercados de deuda, beneficia a América Latina. La perspectiva de un cambio político en Brasil ayuda igualmente, como lo muestra el comportamiento de las acciones en la bolsa de São Paulo.

Lo anterior no quiere decir que la crisis de América Latina haya terminado. Basta recordar que el Fondo Monetario Internacional pronosticó una contracción del 0,5 por ciento en el PIB de esta parte del mundo en el 2016. Sin embargo, la fuga de capitales que algunos temían, no ha tenido lugar, y si eso se combina con que la economía colombiana se comporta mejor que la mayoría, ello explica por qué el peso ya no es tan débil como antes.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado