Ricardo Ávila
Brújula

En pleno ascenso

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Opinión
POR:
Ricardo Ávila
mayo 09 de 2016
2016-05-09 06:56 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

La economía colombiana va a ritmo lento y la de América Latina no levanta cabeza, pero en materia de transporte aéreo, el país vuela alto. Así lo acaban de confirmar las más recientes estadísticas de la Aeronáutica Civil, según las cuales el tráfico de pasajeros creció 9,4 por ciento en el primer trimestre del 2016, llegando a 8,6 millones de viajeros.

El sector es dinámico en sus dos principales categorías. En lo que atañe a los viajeros domésticos, el incremento llegó a casi 9 por ciento, mientras que los internacionales registraron un incremento superior al 10 por ciento, que son tasas muy saludables si se considera tanto la realidad local como regional.

Ante semejante comportamiento, más de un observador desprevenido podría creer que lo sucedido se debe a circunstancias como los caprichos del calendario. Por ejemplo, la Semana Santa cayó en marzo en esta ocasión, lo cual habría llevado a más gente a tomar un avión.

Sin embargo, una mirada a los datos revela que el mes de mejor comportamiento fue febrero, con alzas de más del 12 por ciento. Y si bien enero acabó siendo relativamente flojo –con un avance por debajo del 7–, la verdad es que el desempeño del segmento es muy bueno. Quien lo dude no tiene más que mirar hacia Brasil, en donde la recesión se ha sentido en una caída en el número absoluto de personas transportadas.

En contraste, Colombia no deja de ganar altura. Desde el 2003, cuando el total movilizado se acercó a los 10 millones, crecemos continuamente. Para el 2015 esa suma fue de 34,1 millones y, si las tendencias se mantienen, este año se superarían los 37 millones de pasajeros.

Debido a lo anterior, resulta lógica la política de ampliación de aeropuertos impulsada por el Gobierno. Tanto la terminal de Bogotá, como las de Medellín, Cali y Barranquilla, al igual que las de capitales más pequeñas, se quedaron cortas para atender la demanda.

Una de las razones fundamentales es que el alza del dólar impulsa el turismo local, al tiempo que hace más atractiva la llegada de visitantes extranjeros. Lo anterior se complementa con una competencia intensa, que se expresa en tarifas atractivas y múltiples frecuencias a los destinos preferidos. Circunstancias como esa permiten mantener el optimismo, aún si la economía genera turbulencias para una actividad que sigue con potencia en los motores.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado