Ricardo Ávila
brújula

Rebajas que no se notan

Aquella impresión de que todo sube, pero que nada baja, parece ser compartida a veces por algunos integrantes del equipo económico.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
julio 17 de 2017
2017-07-17 08:50 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Aquella impresión de que todo sube, pero que nada baja, parece ser compartida a veces por algunos integrantes del equipo económico. No de otra manera puede explicarse la insistencia para que las tasas de interés en Colombia disminuyan, en respuesta a los recortes hechos por el Banco de la República.

Y es que, en comparación con los niveles de hace un año, la rebaja en el costo de los fondos que el emisor les entrega a las entidades financieras de manera temporal, es considerable: del 7,5 al 5,75 por ciento anual. En principio, la caída debería transmitírsele a los usuarios del crédito, algo que pocos registran, pero que, a la luz de las estadísticas, ya ocurre.

De acuerdo con el más reciente informe del Banco, en los pasados 12 meses la tasa de interés promedio ha pasado del 15,2 al 13,1 por ciento. El cálculo es el promedio ponderado de los préstamos de consumo, preferencial, ordinario y tesorería, cuyos niveles son muy distintos y dependen del riesgo y la calidad de los clientes respectivos.

Por ejemplo, un deudor de primera línea paga –en promedio– el 9,5 por ciento anual, mientras que los usuarios de tarjeta de crédito o de préstamo de libre inversión –que son personas naturales y no empresas– están en 18,9 por ciento. La diferencia está relacionada con el monto de las obligaciones y la calidad de la cartera, que en este último caso se ha deteriorado de manera importante.

Debido a ello, el descenso en el valor de los intereses es menos notorio: cercano a los tres cuartos de punto porcentual. Como la mayoría de las personas usa el crédito de consumo, la impresión generalizada es que no ha pasado mucho. Sin embargo, una mirada más fría demuestra que el cambio empieza a suceder. Si eso es suficiente para reactivar la economía o no, es otra cosa.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado