Ricardo Ávila
Brújula

Recorte en veremos

Aunque, en principio, la rebaja en las cargas llevaría a que la economía crezca más rápido, las cifras no cuadran.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
abril 25 de 2017
2017-04-25 09:09 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

La promesa viene desde la campaña. Ahora, el desafío real es hacerla realidad, algo que para Donald Trump se ha convertido en una constante desde cuando llegó a ocupar la Casa Blanca.

Quizás por ello, los mercados tomaron con un grano de sal la instrucción dada por el presidente de Estados Unidos, en el sentido de impulsar una rebaja sustancial en el impuesto de renta que pagan las empresas. El mandatario quiere que la nueva tarifa sea del 15 por ciento, 20 puntos porcentuales menos que en la actualidad.

El problema es que para que eso suceda, el Congreso tiene que darle la luz verde a un proyecto de ley que aún no se ha radicado y que, presumiblemente, tocará múltiples temas. Si bien sobre el papel el Partido Republicano cuenta con una cómoda mayoría en ambas cámaras, sacar adelante una iniciativa tan ambiciosa no será fácil.

Las razones son múltiples, tanto de orden político como económico. En primer lugar, la colectividad está fracturada internamente, como lo dejó en claro el fracaso de la propuesta para reformar el modelo de salud que puso en marcha Barack Obama y cuyo hundimiento encabezaba la lista de prioridades.

A lo anterior se suma el salto al vacío que significa un recorte tributario de semejante magnitud, sin tener garantizados los recaudos que lo sustituyan. Las cuentas de los especialistas dicen que el sacrificio en ingresos ascendería a 2,2 billones de dólares a lo largo de una década. De no haber otra fuente, el déficit fiscal se dispararía y el endeudamiento público tendría que subir.

Aunque, en principio, la rebaja en las cargas llevaría a que la economía crezca más rápido, las cifras no cuadran. Eso puede hacer que en el Capitolio el tema no se mueva, por lo cual es mejor no hacer cuentas alegres todavía.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado