Ricardo Ávila
brújula

Se cierra la brecha

Uno de los temas que han pasado relativamente desapercibidos en lo que va del año es el cambio en el perfil de las cuentas externas de Colombia.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
junio 20 de 2018
2018-06-20 08:57 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Uno de los temas que han pasado relativamente desapercibidos en lo que va del año es el cambio en el perfil de las cuentas externas de Colombia, el cual siguió su marcha en abril. Ayer el Dane informó que las importaciones durante el cuarto mes del año aumentaron 5 por ciento y el acumulado del 2018 apenas supera el 2 por ciento.

Dado que las exportaciones crecieron a un ritmo superior al 16 por ciento anual, el contraste entre ambas velocidades se traduce en una acelerada reducción del déficit en la balanza comercial del país. La brecha, que en el primer tercio del 2017 ascendió a 3.146 millones de dólares, cayó a casi la mitad, pues va en 1.558 millones en lo corrido de este año.

Aunque el saldo en rojo todavía es importante, vale la pena recordar que en el 2015 se ubicó en 15.581 millones de dólares. Por cuenta de semejante desequilibrio, Colombia tuvo el dudoso honor de mostrar la mayor brecha en la cuenta corriente de la balanza de pagos en proporción a su PIB, entre las 60 economías más importantes del mundo.

Si bien en esa época se dispararon las alarmas, desde entonces estas han disminuido en intensidad. Para ponerlo en otros términos, el país ha sido muy exitoso en el ajuste realizado y supo asumir el golpe del desplome en las cotizaciones del petróleo. La recuperación de ahora tiene que ver con la mejora de los precios del crudo, pero ese no es el único factor.

Debido a ello, el Marco Fiscal de Mediano Plazo que vio la luz la semana pasada proyecta un saldo deficitario cercano a los 1.500 millones de dólares para el presente calendario. Y si bien el cálculo puede pecar de optimista, la verdad es que las cosas son muy diferentes ahora, en comparación con tres años atrás.

Por cuenta de esa mejoría, el perfil de riesgo de la economía colombiana es mucho más bajo. Justo cuando los vientos huracanados soplan en el frente internacional, mostrar menos vulnerabilidades externas es algo positivo. Para continuar por ese camino, hay que seguir impulsando las exportaciones.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado