Ricardo Ávila
Brújula

La tuerca da la vuelta

La nueva alza de la tasa de interés forma parte de los esfuerzos del Banco de la República por ponerle freno a la inflación que se encuentra desbocada

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Opinión
POR:
Ricardo Ávila
febrero 21 de 2016
2016-02-21 06:39 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Nadie tenía dudas de que venía un reajuste. Debido a ello, la única discusión que tenían los analistas con respecto a la reunión de la junta directiva del Banco de la República, el viernes pasado, era la magnitud del apretón, que resultó ser de un cuarto de punto porcentual. Ahora, el costo de los fondos que el Emisor les da en forma temporal a las instituciones financieras, quedó en el 6,25 por ciento anual.

La nueva alza forma parte de los esfuerzos de la entidad por ponerle freno a una inflación que se encuentra desbocada. Aunque la aceleración viene desde hace meses, la velocidad de los incrementos de precios ha subido, con lo cual el aumento en la canasta familiar se acercó al 7,5 por ciento anual al cierre de enero. Por este motivo, el esfuerzo de las autoridades se prolongará, por lo menos hasta que la presión empiece a disminuir.

Eso debería suceder en unos meses, cuando los patrones climáticos empiecen a normalizarse. La expectativa es que una vez las lluvias regresen al territorio nacional, el abastecimiento será el adecuado y la comida comenzará a bajar de forma gradual. No obstante, mientras ese momento llega, hay que tener la rienda corta, pues más de un indicador se salió de su cauce.

Entre esa línea de pensamiento, también hay que tener en cuenta la tasa de cambio. El encarecimiento de los bienes importados es un obstáculo más para que los precios regresen al redil. Aunque la esperanza es que la devaluación en el 2016 sea mucho menor que la del año pasado, el comportamiento que tuvo la divisa en enero ocasionó más de una expresión de inquietud.

Adicionalmente, la volatilidad en la cotización del billete verde es un inconveniente. Por ello, el Emisor decidió, el viernes, estrechar el margen a partir del cual entrará a vender dólares en el mercado, con lo cual ayudará a que baje un poco la presión sobre el peso. De tal manera, si hay una subida superior al 3 por ciento, el mecanismo será puesto en marcha.

En el entretanto, el Emisor mantuvo su apuesta sobre el crecimiento de la economía colombiana, a pesar del fuerte descenso en la confianza de los consumidores. Pero más allá de la relativa tranquilidad que mantiene, el mensaje es que mira de cerca lo que pasa y, si es necesario, seguirá apretando tuercas.

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado