Ricardo Ávila
Brújula

Un abismo no tan profundo

Las exportaciones vienen aumentando a un ritmo mucho mayor que las importaciones.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Opinión
POR:
Ricardo Ávila
julio 20 de 2017
2017-07-20 06:47 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

En medio de las inquietudes que despierta la baja tasa de crecimiento de la economía colombiana, al menos hay una preocupación que disminuye. Se trata del desfase en las cuentas externas del país, que en cierto momento del pasado reciente, llegó a ser uno de los más elevados del mundo, como proporción del Producto Interno Bruto.

Aunque no es el único, el factor que más pesa en ese desequilibrio es el saldo en la balanza comercial de bienes. En el 2015, dicho saldo en rojo ascendió a 15.617 millones de dólares, como consecuencia del desplome en los precios de los bienes primarios que exportamos, cuyos primeros cuatro renglones son petróleo, carbón, café y oro.

No obstante, la devaluación del peso frente a la divisa estadounidense influyó para que se diera una corrección importante el año pasado. El bajón de las ventas externas se vio compensado en forma más que proporcional por una reducción de las compras de artículos foráneos, con lo cual el agujero quedó en 11.455 millones de dólares.

Ahora todo apunta a una nueva disminución, según se desprende de un reporte entregado el miércoles por el Dane. Solo en mayo la diferencia cayó a 186 millones de dólares –el guarismo más bajo de los últimos 34 meses– cifra que contrasta con los 685 millones correspondientes al mismo periodo del 2016.

En este caso, la explicación es que las exportaciones vienen aumentando a un ritmo mucho mayor que las importaciones. Debido a esa circunstancia, el déficit en la balanza comercial en los primeros 150 días del actual calendario va en 3.529 millones de dólares, 1.770 millones por debajo de lo contabilizado en igual lapso del año pasado. Llegar a un equilibrio tomará tiempo y exigirá dedicación a la hora de abrir mercados, pero el abismo de antes es menos profundo.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado