Ricardo Ávila Brújula Un problema aún más grave 11 de julio de 2017 | Opinión | Portafolio
Ricardo Ávila
Brújula

Un problema aún más grave

Y es que tras una primera alerta que movilizó a las autoridades, ahora viene una segunda todavía más grave.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
julio 10 de 2017
2017-07-10 09:06 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

No deja de ser una cruel ironía que justo cuando se conmemoran 20 años del inicio de la campaña “Colombia libre de aftosa”, el país enfrente la que bien podría describirse como la emergencia más aguda de los tiempos recientes, en el control de la enfermedad. Y es que tras una primera alerta que movilizó a las autoridades, ahora viene una segunda todavía más grave.

Así podría resumirse el hallazgo de cerca de 140 reses infectadas en un par de veredas del municipio de Yacopí, en Cundinamarca. Tanto por la cantidad de animales comprometidos, como por la localización geográfica de las fincas afectadas, la realidad pasa rápidamente de castaño oscuro.

La razón es clara: si antes la emergencia sucedía en inmediaciones de la frontera con Venezuela y lejos de las regiones desde la cuales se envían bovinos al exterior, ahora se ubica en el centro del país. Con razón, los ceños fruncidos en los empresarios dedicados a la producción de leche, cría y engorde de ganado, son hoy la constante y no la excepción.

Para comenzar, aumenta el riesgo de que se nos cierren los mercados externos que con tanto empeño se lograron abrir. Habrá que intensificar la actividad diplomática con el fin de evitar retaliaciones que podrían prolongarse durante años y no meses.

Por otro lado, están las pérdidas en las que incurrirán centenares de unidades productivas. Si en un comienzo el cálculo hablaba de costos de más de 30.000 millones de pesos, la cifra se verá multiplicada porque el número de municipios con restricciones es mayor.

Quizás lo único rescatable es que los gremios del sector parecen haber cesado hostilidades y rivalidades, para trabajar, codo a codo, en la resolución del lío. Solo queda esperar que la concordia persista, y que la aftosa desaparezca.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado