Ricardo Ávila
brújula

Un tema de ánimo

No pasó desapercibido para los analistas el reporte que entregó el Dane ayer, con respecto al indicador de seguimiento de la economía durante agosto.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
octubre 23 de 2017
2017-10-23 08:24 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

No pasó desapercibido para los analistas el reporte que entregó el Dane ayer, con respecto al indicador de seguimiento de la economía durante agosto. Aunque la entidad insiste, de manera repetida, que el índice que elabora mensualmente no equivale al PIB, sirve de termómetro para medirle la temperatura a la marcha del sector real.

La lectura de ese medidor confirma que la dinámica de diferentes sectores es todavía lenta. En el mes citado, el aumento observado fue apenas de 1,5 por ciento, que no es una cifra que se pueda destacar positivamente.

Sin embargo, una mirada más cercana a los números sugiere que el tercer trimestre anda más rápido que los dos anteriores. El motivo es que en julio, el indicador registró una expansión de 3 por ciento, que es el dato más elevado en lo que va del año.

La razón del repunte es, ante todo, que en la misma época del 2016 el país sintió con fuerza el coletazo del paro camionero que afectó un sinnúmero de actividades, con secuelas duraderas sobre la industria y el comercio. Ahora que esa anomalía no se presenta y las cosas han vuelto a una relativa normalidad, el ritmo es más elevado.

Lo sucedido le da pie a las proyecciones de los especialistas cuando afirman que la segunda mitad del calendario será mejor que la primera. Aunque la reactivación puede calificarse como tímida, los optimistas dirán que el país ya pasó el punto de inflexión, lo que equivale a decir que ya tocamos fondo.

Para que esa impresión se confirme, es indispensable que el ánimo de los consumidores aumente en la parte final del año. Diferentes mediciones sugieren que la demanda de los hogares sigue débil, a pesar de que la inflación está cerca del 4 por ciento anual y las tasas de interés han disminuido. Un empujón en el ánimo sería clave para que la economía comience a levantar más la cabeza.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado