Ricardo Ávila
Brújula

Una inversión cuestionada

En consecuencia, los fondos obtenidos le servirán a Caracas para aliviar sus necesidades de liquidez.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Opinión
POR:
Ricardo Ávila
mayo 30 de 2017
2017-05-30 09:13 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Que el capital no tiene corazón es una máxima antigua, que de tiempo en tiempo reeditan los acontecimientos. Así acaba de suceder por cuenta del banco de inversión estadounidense Goldman Sachs, que se encuentra enfrascado en un escándalo mediático de importantes proporciones.

El motivo no es otro que la decisión de la entidad de comprar 2.800 millones de dólares en bonos emitidos por Petróleos de Venezuela, la compañía que, hoy por hoy, es la nave insignia del gobierno de Nicolás Maduro. Si bien la institución norteamericana adquirió dichos papeles en el mercado secundario y alegó, en un comunicado, que no tuvo contacto alguno con el régimen chavista, el vendedor resultó ser el Banco Central.

En consecuencia, los fondos obtenidos le servirán a Caracas para aliviar sus necesidades de liquidez. Para un gobierno que hace rato ‘raspó’ la olla en cuanto a reservas internacionales se trata, la inyección de dólares le sirve para comprar no solo bienes, sino tiempo.

Debido a ello, las críticas contra Goldman Sachs no se hicieron esperar. La oposición venezolana señaló que los dólares obtenidos se traducirán en más elementos para reprimir a los manifestantes, cuyas protestas dejan un saldo de sangre y muerte que aumenta todos los días.

A su vez, la entidad afirma que simplemente se trató de una inversión que, seguramente, probará ser muy rentable si sucede el cambio político que muchos anhelan. Esa impresión de que el rendimiento financiero va por encima de las consideraciones morales, en el caso del banco norteamericano, le valdrá muchos cuestionamientos, pero es dudoso que la operación se eche para atrás.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado