Ricardo Ávila
brújula

Una mejora en el clima

Que frente al oscuro túnel de comienzos del año pasado, la economía empieza a ver luces de esperanza, es algo que empiezan a reflejar las estadísticas.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
abril 16 de 2018
2018-04-16 08:46 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Que frente al oscuro túnel de comienzos del año pasado, la economía empieza a ver luces de esperanza, es algo que empiezan a reflejar las estadísticas. Ayer, el Dane reportó que en febrero la industria mostró una recuperación, así la cifra pueda describirse como modesta, pues apenas llegó al 1,5 por ciento. A su vez, el comercio sorprendió con una alza vigorosa del 5 por ciento, que borra, en parte, el traspiés del 2017, cuando las ventas se descolgaron con fuerza debido a la plena entrada en vigencia de la mayor tarifa de IVA.

El parte confirma lo que venían diciendo los analistas, en el sentido de que el desempeño que se observaría en diversos sectores sería mejor con la llegada del nuevo calendario. Puesto de otra manera, tras haber tocado fondo, la demanda interna da señales de vida, con lo cual el balance del 2018 entraría en el terreno de lo aceptable.

Dicha impresión se ve reforzada con la más reciente encuesta de opinión del consumidor que elabora Fedesarrollo. Según el dato de marzo, si bien el indicador se mantiene en negativo, está cerca del punto de equilibrio y supera con creces los registros de hace uno y dos años. Tanto la valoración del país como la del hogar subieron, lo cual confirma que la gente observa de manera más positiva, tanto su realidad individual como colectiva.

Especialmente revelador es que las condiciones económicas actuales y las expectativas para los próximos 12 meses mostraron una reactivación en sus calificaciones. Como esa percepción influye sobre las decisiones de compra en el ámbito familiar, el consumo debería subir, lo que va en línea con los cálculos de firmas especializadas como Raddar.

En cuanto a las ciudades, el clima es mucho más favorable en las cuatro capitales principales. Sin duda, la mayor sorpresa es el retroceso de Bucaramanga, que ahora es la urbe más pesimista entre las grandes. Aun así, el panorama general sugiere que el clima es el más propicio, en años, para una reactivación de la actividad económica. Ojalá así sea.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado