Ricardo Ávila
Brújula

Vientos de agosto

La razón es que un año atrás los precios habían bajado y no había motivos para otra contracción en la presente oportunidad.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
septiembre 06 de 2017
2017-09-06 08:41 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

La discusión que sostuvieron los expertos, antes de que el Dane diera a conocer en la noche del martes el dato de inflación de agosto, no tenía que ver con si venía un aumento o no, sino la magnitud del mismo. La razón es que un año atrás los precios habían bajado y no había motivos para otra contracción en la presente oportunidad.

Sin embargo, la expectativa era grande, pues un resultado inferior a las apuestas de los analistas le habría dado espacio al Banco de la República para volver a rebajar la tasa de interés que les cobra a las entidades de crédito por darles liquidez temporal.
Lamentablemente, no fue así, debido a lo cual el consenso es que el Emisor se quedará quieto durante un tiempo y solamente si las cosas evolucionan positivamente habría un alivio a finales del 2017.

Todo, sin embargo, está en veremos. El motivo es que el ritmo del incremento en la canasta familiar se trepó casi medio punto, hasta 3,87 por ciento anual. Si bien la evolución es mucho mejor que la de hace 12 meses, parecería poco probable que se logre mantener la carestía dentro del redil fijado por las autoridades, el cual incluye una límite superior del 4 por ciento anual.

Los motivos del desfase en agosto fueron unos cuantos. La mayor responsabilidad les correspondió a los servicios públicos, pues el gas y la energía eléctrica aportaron la mitad del incremento observado en el índice de precios. A su vez, la gasolina tampoco ayudó, ya que el valor del combustible se reajustó.

Por su parte, las cosas siguen calmadas en el capítulo de alimentos, mientras que los bienes importados reflejaron la relativa estabilidad en la tasa de cambio. Por ello la calma se mantiene, pues así este año no se logre la meta del Banco de la República, las aguas deberían volver a su cauce en el 2018.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado