Ricardo Ávila Brújula Villano y mártir 13 de julio de 2017 | Opinión | Portafolio
Ricardo Ávila
Brújula

Villano y mártir

Si al comenzar esta década alguien en Brasil hubiera pronosticado que siete años después Lula da Silva sería condenado a prisión por un juez.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
julio 12 de 2017
2017-07-12 09:18 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Si al comenzar esta década alguien en Brasil hubiera pronosticado que siete años después Lula da Silva sería condenado a prisión por un juez, esa persona habría sido el hazmerreír de sus conciudadanos. Pero lo que parecía descabellado en ese entonces, es una realidad, pues el gran líder del Partido de los Trabajadores recibió una pena de nueve años y medio de prisión, que la Bolsa de São Paulo recibió con cotizaciones al alza.

El motivo es que el castigo pone en entredicho las posibilidades de llegar al poder de quien encabeza las encuestas presidenciales, con miras a las elecciones del 2018. Si bien el expresidente verá suspendida la sentencia mientras se considera la apelación a la que tiene derecho, es difícil que resulte indemne del proceso.

La razón no solamente tiene que ver con las pruebas que soportan la determinación conocida, sino otras cuatro acusaciones que avanzan en los estrados judiciales. Por más recursos que utilice el exmandatario, todo apunta a que será inhabilitado políticamente, con lo cual vuelven las incógnitas sobre lo que traerá el futuro para la nación más grande de América Latina.

Villano para sus opositores y mártir para sus partidarios, la de Lula es la cabeza más importante que rueda por cuenta del destape de la olla podrida de la corrupción en Petrobras. Quienes observan desde afuera la realidad brasileña, destacan que la voluntad de un puñado de fiscales sacó a la luz pública las prácticas censurables de todas las colectividades, pues nadie parece tener las manos limpias en este escándalo.

Sin embargo, queda la duda sobre cómo terminar con la polarización de una sociedad partida por la mitad, la misma que ha salido golpeada por la crisis económica y el desempleo. Sin solución a la vista, lo ocurrido en el gigante suramericano es una demostración de que la política importa y que la cuenta de sus vicios la acaba pagando la población entera.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado