Ricardo Ávila
brújula

Corrección acelerada

Banco de la República debe seguir la línea de la prudencia. Bastante trabajo y sacrificios costó contener la avalancha para descuidarse a última hora.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Opinión
POR:
Ricardo Ávila
octubre 05 de 2016
2016-10-05 08:57 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

En medio de las inquietudes que rodean a la economía colombiana, es bienvenido el nuevo respiro que trajeron los datos de inflación publicados anoche. La variación negativa de 0,05 por ciento en el Índice de Precios al Consumidor durante septiembre, estuvo por debajo de los cálculos de los analistas y confirmó que el ritmo de la carestía sigue volviendo a su cauce.

A decir verdad, la corrección ha sido muy acelerada. Al terminar julio, el alza anual en la canasta familiar era cercana al 9 por ciento, un guarismo que en agosto se ubicó en algo más del 8 por ciento. Ahora, el acumulado de los últimos 12 meses va en 7,3 por ciento, lo cual hace pensar que en el trimestre que falta podría haber más rectificaciones.

La causa principal del bajón no es otra que los alimentos. Si antes el valor de la comida se convirtió en el principal culpable de las quejas de las amas de casa, cada vez que iban de compras, hoy el alivio es notorio. La normalización de los patrones climáticos derivó en una adecuada oferta de bienes de primera necesidad, con casos de disminuciones significativas en papa, cebolla o tomate.

Lo anterior no quiere decir que valga la pena bajar la guardia. Si algo inquietará a los especialistas es que existe una inercia que afecta a diferentes segmentos de productos y servicios. Para citar un caso, el mayor incremento en lo corrido del 2016 es el del capítulo de salud, que va en 7,55 por ciento.

Debido a lo anterior, vale la pena mantener la rienda corta y no cantar victoria antes de tiempo. Si el balance inflacionario mejora con más velocidad que la prevista, bienvenido.

No obstante, el Banco de la República debe seguir la línea de la prudencia. Bastante trabajo y sacrificios costó contener la avalancha para descuidarse a última hora.

ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado