Ricardo Ávila
brújula

Cuentas alegres

Vale la pena insistir en que es mejor no hacer cuentas alegres o crear la falsa esperanza de que un tercero va a pagar la factura.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Opinión
POR:
Ricardo Ávila
septiembre 12 de 2016
2016-09-12 12:25 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

No hay duda de que la noticia del fin del conflicto con las Farc es una de las pocas buenas nuevas que ha recibido la opinión pública global en los últimos tiempos.

En un mundo en el cual pareciera que la seguridad va en franco deterioro por el aumento del crimen y el extremismo religioso, encontrar una solución negociada a una confrontación de medio siglo cae bien.

Así lo confirman los comentarios editoriales de la prensa en las más diversas latitudes, o los mensajes de felicitación de múltiples gobiernos, incluyendo aquellos que a veces tienen posiciones antagónicas entre sí.

La lista incluye a entidades multilaterales y a incontables organizaciones no gubernamentales.

Un respaldo tan contundente es bienvenido, pues le da una mano a la imagen de Colombia y de paso contribuye a convencer a más de un escéptico de que se está dando un paso en la dirección correcta.

Eventualmente, una mejora en la percepción debería traducirse en mayores inversiones y un alza en el flujo de turistas hacia los destinos nacionales.

Además, está el tema de los recursos. Es válido aspirar a que lleguen dineros de afuera que pueden servir para la etapa del posconflicto. A propósito del asunto, un titular de El Tiempo habló el viernes pasado de una meta de 3.300 millones de dólares, que no es una suma menor a la luz de lo que se requiere.

Sin embargo, vale la pena insistir en que es mejor no hacer cuentas alegres o crear la falsa esperanza de que un tercero va a pagar la factura. Para comenzar, las autoridades incluyen en sus cálculos los 550 millones de dólares anuales que ya se reciben, con la diferencia de que serían reorientados a diferentes prioridades durante cerca de un lustro, si los donantes se encuentran de acuerdo.

El resto provendría de nuevas fuentes que comprenden sobre todo a Estados Unidos y Europa. Aquí también vale la pena concentrarse en los incrementos, no en cambiarle el sello a lo que usualmente se compromete.

Quienes saben hablan de algo menos de mil millones de dólares que, indudablemente, sirven pero cubren apenas una parte del costo.

Es válido argumentar que Colombia merece más. No obstante, somos un país de ingreso medio que paga menos impuestos que el promedio regional. Debido a ello, la postura que muchos comparten es que si hay que hacer esfuerzos, estos deben comenzar en casa.

Director de Portafolio
ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado