Ricardo Ávila
brújula

El atractivo sigue ahí

De acuerdo con las estadísticas del Emisor, lo que se vio fue un aumento del 16 por ciento que va en contravía con lo que sucede en América Latina.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Opinión
POR:
Ricardo Ávila
octubre 10 de 2016
2016-10-09 09:18 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Más de un analista se sorprendió la semana pasada cuando el Banco de la República dio a conocer el comportamiento de la balanza de pagos durante la primera mitad del 2016.

La contabilidad, que mide las transacciones de Colombia con el exterior, mostró comportamientos llamativos en diferentes frentes.

Uno de ellos es el de la Inversión Extranjera Directa que parecía estar de capa caída. De acuerdo con las estadísticas del Emisor, lo que se vio fue un aumento del 16 por ciento que va en contravía con lo que sucede en América Latina y en buena parte del mundo emergente.

Los ingresos de capitales foráneos con destino a proyectos o empresas nuevas y existentes llegaron a 8.354 millones de dólares entre enero y junio.

La razón principal del incremento resultó ser una: la venta de las acciones que la nación poseía en Isagen significó 2.887 millones de dólares en las cuentas que lleva el Banco. De no haber sido por esta operación, se habría dado una caída, como pasa en otras latitudes.

El motivo es que los dos motores que antes eran protagonistas, cada vez pierden más dinámica. El primero es el petrolero que recibió 1.280 millones de dólares, casi mil menos que los 2.145 millones del mismo semestre del 2015. El segundo es la minería, que ahora dejó un saldo neto de menos 50 millones, que no se compara con los 736 millones de dólares del año pasado.

Aun así, otras actividades parecen mantener su atractivo. El caso más destacable es el de transportes, almacenamiento y comunicaciones, que ya acumula un total de 949 millones y que contrasta con una disminución de 86 millones el igual lapso del 2015. Otros ramos como agricultura, construcción o servicios financieros siguen despertando el interés de los inversionistas extranjeros.

Lo sucedido muestra un panorama más tranquilizador que el previsto. Sin desconocer que el descenso en los precios internacionales de las materias primas ha aguado el interés de quienes buscaban oportunidades en el ramo extractivo, otros sectores llaman la atención.

Ahora solo queda esperar que ese interés aumente, algo que pasa no solo por negocios de marca mayor como el Isagen, sino por el requisito de contar con buenas reglas de juego. Eso, aparte de contener la incertidumbre relacionada con el proceso de paz, que tampoco es buena a la hora de atraer capitales.

ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado