Ricardo Ávila
brújula

El entusiasmo no se pierde

Una cosa es que el comportamiento de la economía global deje mucho que desear, y otra que los inversionistas pierdan el entusiasmo.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Opinión
POR:
Ricardo Ávila
agosto 11 de 2016
2016-08-11 08:43 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Una cosa es que el comportamiento de la economía global deje mucho que desear, y otra que los inversionistas pierdan el entusiasmo. Así quedó claro ayer en Wall Street, cuando los tres principales índices bursátiles utilizados por los analistas -S&P 500, Dow Jones y Nasdaq compuesto- lograron máximos históricos, por primera vez desde 1999.
Más allá de la coincidencia, vale la pena examinar las causas del alza en las acciones que se transan en Nueva York. A primera vista, eso no debería suceder, pues las utilidades empresariales no tienen un comportamiento estelar, en parte, porque el crecimiento mundial es mediocre y abundan las nubes oscuras en el horizonte de los cinco continentes.

Sin embargo, el raciocinio de muchos muestra que es preferible ganar poco a ganar nada, ya que quien lleve su dinero al mercado de bonos se expone a recibir rendimientos negativos. En cambio, los dividendos de un buen número de compañías se siguen pagando, para no hablar de las posibilidades de valorización de determinados títulos.

En consecuencia, y para utilizar los términos de los especialistas, existe una preferencia por la renta variable sobre la renta fija. Y así seguirá sucediendo mientras el Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos, el Europeo, o el de Gran Bretaña, prolonguen su política de bajas tasas de interés con el fin de darle impulso a la reactivación económica.
Esa postura también se siente en los mercados emergentes. La caída reciente en el precio del dólar en Colombia tiene que ver con la mejora vista en las cotizaciones del petróleo, aunque también está relacionada con la llegada de fondos de afuera que prefieren comprar un TES, que rinde el 7 por ciento anual, y no un bono estadounidense, que renta el 0,7 por ciento. El riesgo es distinto. Pero el margen invita a correrlo.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado