Ricardo Ávila
Brújula

El lente sigue siendo oscuro

El problema central es que seguimos estancados en el pesimismo.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
noviembre 20 de 2017
2017-11-19 06:40 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Después de que el 2017 arrancó con el pie izquierdo en lo que atañe al Índice de Confianza del Consumidor –cuyos guarismos llegaron a su punto más bajo en lo que va del siglo–, la esperanza de los analistas era la de una recuperación con el paso de los meses. Y aunque las cifras no son tan malas como al comienzo del calendario, tampoco ha tenido lugar la reactivación anhelada.

Así lo comprueba el sondeo que hace Fedesarrollo todos los meses. Los datos de octubre son prácticamente los mismos que los de septiembre, que se encontraban en terreno negativo. La diferencia es que mientras las expectativas mostraron una mejoría, la evaluación de las condiciones económicas actuales registró un retroceso que suena como un campanazo.

El problema central es que seguimos estancados en el pesimismo. Tanto la visión de cómo están las cosas como la impresión de lo que puede pasar en el corto plazo, muestra un panorama inquietante, pues son mayoría aquellos que contemplan la realidad presente y futura con un lente oscuro.

Parte de los obstáculos para que esa percepción mejore tiene raíces regionales. Medellín, para citar un caso concreto, refleja los peores números de todas las capitales evaluadas, mientras que Barranquilla pasó de cifras positivas a cero, que no es un deterioro menor. Cali es la única que se salva, al tiempo que Bucaramanga mejora, pero no lo suficiente. Bogotá, a su vez, no parece liberarse de las garras del pesimismo.

Los demás números también muestran luces y sombras. Puesto todo en la misma balance, la impresión es que no hay síntomas de avance en la confianza, algo que debería inquietar a quienes le toman el pulso a la economía, pues el sentimiento de la ciudadanía es predominantemente negativo.

Cambiar esa tendencia requerirá una mezcla de factores objetivos y subjetivos. Por ahora, el mensaje es que el talante de los colombianos es el mismo de antes, algo que no augura un quiebre positivo en los últimos meses del presente año, pues todavía la incertidumbre pesa mucho en las decisiones de compra.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado