Ricardo Ávila
Brújula

El primer eslabón

Falta, en consecuencia, seguir la misma línea de acción en otras ciudades en donde las mafias del contrabando también se han asentado.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
octubre 22 de 2017
2017-10-22 06:27 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Desde hace un buen tiempo los empresarios dedicados a los textiles, las confecciones y el calzado venían exigiendo acciones contundentes con respecto al contrabando. En tal sentido, hay que destacar el operativo de la semana pasada en Bogotá que incluyó medidas cautelares de extinción de dominio a una veintena de inmuebles y once establecimiento comerciales, en su mayoría propiedad de ciudadanos chinos.

De acuerdo con las autoridades, se encontraron millones de prendas de vestir, junto con telas y zapatos, que habrían entrado de manera ilegal al país. El volumen de mercancía incautada es de una magnitud que no tiene precedentes, de acuerdo con los conocedores del asunto.

Las acciones adelantadas tuvieron su respaldo legal en las nuevas herramientas legítimas vigentes. Aparte de ampliar las facultades de la Policía Fiscal y Aduanera, las disposiciones incluyen mayores castigos, comenzando por los de orden penal, para los condenados por el delito de contrabando.

Es de esperar que lo sucedido en esta ocasión sirva de lección ejemplarizante en un país en donde el lavado de dinero alimenta la importación de bienes de todo tipo, sin el cumplimiento de los debidos requisitos. El no pago de aranceles o la evasión de gravámenes como el IVA, le cuestan al fisco sumas que se tasan en varios billones de pesos anuales, aparte de fomentar una cultura que bien podría describirse como criminal.

A los daños que eso causa, hay que agregarle el sacrificio de cientos de miles de empleos, ante la incapacidad de las fábricas locales de competir en tales condiciones. Si hay una causa importante de la desindustrialización observada en años recientes, esta es.

Falta, en consecuencia, seguir la misma línea de acción en otras ciudades en donde las mafias del contrabando también se han asentado. Más que perseguir a los pequeños comerciantes, el esfuerzo debe concentrarse en los primeros eslabones de la cadena. Solo así será posible empezar a anotarse victorias en una lucha que necesita continuidad.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado