Ricardo Ávila
Brújula

El terreno que falta

Estudio del Instituto para la Economía y la Paz sacó a Colombia de países con problemas críticos, pero todavía queda una ardua tarea.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Opinión
POR:
Ricardo Ávila
noviembre 20 de 2016
2016-11-20 04:25 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

No hay duda de que Colombia ha hecho grandes avances en materia de seguridad a lo largo de los últimos años. Los indicadores disponibles muestran que el país consiguió bajar sus índices de violencia, que estaban entre los peores del mundo, al tiempo que pudo controlar algunas de las manifestaciones del crimen común y organizado.

Las expectativas de que se pueda avanzar más son altas, sobre todo si el proceso de paz con las Farc se consolida y las conversaciones con el Eln comienzan. Conseguir que cerca de 6.000 combatientes se desarmen y que otros 1.500 disminuyan los ataques contra la Fuerza Pública, la población y la infraestructura, mejoraría el clima en vastas zonas del territorio nacional.

Sin embargo, vale la pena mirar las cosas con humildad y aceptar que todavía nos falta un largo terreno antes de contar con una sociedad en la que prime la concordia. Así lo viene de confirmar la publicación más reciente del listado de países que fueron examinados para elaborar el Índice Global del Terrorismo.

La clasificación, a cargo de una entidad con sede en Australia y que responde al nombre de Instituto para la Economía y la Paz, miró los datos de 163 naciones divididos en cuatro parámetros: incidentes, víctimas mortales, lesiones ocasionadas y daños a la propiedad. Cada uno tiene una ponderación distinta, pero sirve para establecer un método de comparación uniforme.

Los resultados, con base en datos del 2015, muestran que Irak encabeza la lista, seguido por Afganistán, Nigeria, Paquistán y Siria. Cada uno de esos lugares enfrenta enormes dificultades que hacen que millones de personas vivan en una situación de inmensa zozobra por la presencia de ejércitos irregulares, diferencias tribales, extremismo religioso y gobiernos débiles.

En la muestra, Colombia ocupa el puesto 26, entre Mali y Chad. El siguiente latinoamericano en la lista es Paraguay, que está en el número 48, mientras que México se ubica en el 50. Tal vez la única buena noticia es que hace 12 meses quedamos en el lugar 17, lo cual quiere decir que hemos mejorado.

Es importante haber salido del grupo de los casos más críticos, pero el camino que resta es grande. Por eso es ilusorio pensar que se puede bajar la guardia, cuando lo que queda es seguir haciendo la tarea a ver si caemos más abajo.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado