Ricardo Ávila
brújula

Felicidad y pesares

Los dirigentes locales deben tener en cuenta los riesgos geológicos que ponen en riesgo obras viales.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Opinión
POR:
Ricardo Ávila
octubre 26 de 2016
2016-10-26 10:25 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

A veces el destino tiene maneras de combinar la celebración con la tragedia. Eso fue lo que sucedió ayer en la vía que une a Bogotá con Medellín, cuando el festejo por la entrega de la doble calzada entre Santuario y Marinilla, se combinó con el pesar, debido a los muertos que dejó un derrumbe en inmediaciones de Copacabana, en las goteras de la capital paisa.

En el primero de los casos, la alegría de la comunidad es justificada. La mejora de la movilidad en esa parte del oriente antioqueño beneficia a medio millón de personas, aparte de hacer más eficiente la conexión con el resto del país.

Tal como van las cosas, es posible asegurar que el anhelo de contar con cuatro carriles a lo largo de todo el trayecto puede volverse realidad a comienzos de la próxima década. Existe un proyecto sobre la mesa para completar lo que falta en la parte que conecta la Ruta del Sol con Doradal en Antioquia, y sube hacia la zona del Valle de Rionegro.

No obstante, deslizamientos de tierra como el de la víspera, muestran que las autoridades deben estar atentas a prevenir hechos luctuosos antes de que sea tarde. En ese caso, una cantera mal explotada que no debería estar en operación, acabó siendo la causante del deslave de una montaña debilitada por las malas prácticas de explotación y la ola invernal, que en estas semanas se siente sobre la cordillera de los Andes.

Aquí, la responsabilidad recae en los dirigentes municipales y departamentales, cuya capacidad de respuesta falló. Dados los riesgos geológicos, propios de un país donde la topografía es montañosa, lo ocurrido sirve como un recordatorio de que hay que elevar los estándares y hacer las cosas bien. De lo contrario, no será la última vez que la felicidad de una mejor infraestructura se vea aminorada por una tragedia que era evitable

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co

@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado