Ricardo Ávila
Opinión

El final de un ciclo

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Opinión
POR:
Ricardo Ávila
marzo 16 de 2016
2016-03-16 10:12 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

¿Seguirá subiendo el Banco de la República las tasas de interés? Esa es la pregunta que se hacen todos los agentes económicos, cuando estamos en vísperas de que se reúna la junta del Emisor. La decisión que tomen los codirectores de la entidad en esta ocasión tiene gran importancia, porque si se quedan cortos en el aumento de los intereses podría seguir el ascenso de la inflación que hemos visto en los últimos meses, pero si se les va la mano en el alza frenarían aún más la ya menguada actividad económica.

Las cifras parecen inclinar la balanza hacia un nuevo aumento de las tasas. En febrero, la inflación anual llegó a 7,59 por ciento, una cifra mayor al 7,45 por ciento registrado en el mes anterior y que, además, está por fuera del rango que se ha fijado como meta el Emisor (entre 2 y 4 por ciento). Con una inflación creciente, que se aleja cada vez más de los objetivos de la política antiinflacionaria, es muy probable que mañana la junta eleve al menos en 0,25 por ciento la tasa de intervención.

Este mismo razonamiento podría llevar a anticipar incrementos adicionales de los intereses del Banco en los meses que vienen, pero lo más probable es que el de esta semana sea el último que veamos en un buen rato. Y es que existen varias razones para pensar que la junta no persistirá en sus alzas, a pesar de que la inflación esté por fuera de su rango objetivo.

La primera de ellas es que el aumento de los precios de los últimos meses no obedece a un exceso de demanda que deba ser atajado con altos intereses, sino a choques de otra índole. Se trata, por una parte, del impacto del clima sobre los precios de los alimentos y, por otra, del efecto de la devaluación sobre los bienes transables de la economía, es decir aquellos que son exportables o que compiten con las importaciones, y que han visto crecer sus precios gracias a la mayor cotización del dólar.

Sobre estos motores de la inflación hay una noticia mala y otra buena. La mala es que un aumento excesivo de las tasas de interés nos podría dejar en el peor de los mundos, en la medida en que frenaría la economía y no haría mella en esos dos factores. La buena es que ambos problemas han dado una tregua: los precios de los alimentos tuvieron un respiro en febrero, al aumentar 1,43 por ciento contra el 2,82 por ciento registrado en enero, mientras que los precios de los bienes transables también han empezado a ceder.

Pero hay más motivos para tener un optimismo moderado sobre el curso de las tasas de interés. En su proceso de toma de decisiones, el Banco de la República no solo se fija en la inflación total y en el comportamiento de sus componentes, sino que además persigue un objetivo adicional: controlar las expectativas que van construyendo los agentes económicos sobre cómo evolucionará la inflación en el futuro próximo.

Y es que si bien el mal clima y la devaluación son choques transitorios, pueden terminar teniendo efectos permanentes sobre los precios si todos los agentes creen que la inflación va a seguir aumentando, y actúan en consecuencia elevando los salarios, los arriendos y otros contratos a tasas mayores que la inflación presente. En ese sentido, las noticias recientes también son alentadoras y demuestran que el aumento gradual de los intereses ha sido exitoso: en febrero las expectativas de inflación se ubicaron en 4,36 por ciento, lo que representa un descenso frente al 4,41 registrado en enero y al 4,50 por ciento que se presentó en diciembre del año pasado.

Con la moderación reciente de las expectativas inflacionarias, y la tregua que han dado los precios de los alimentos y los bienes transables, el de mañana debería ser el último aumento de las tasas de interés del Emisor, que en todo caso tardará varios meses en irrigarse al resto de la economía. Ojalá no se presente alguna novedad climática o externa que altere el panorama en el futuro próximo.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado