Ricardo Ávila
Opinión

Hora de delimitar

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Opinión
POR:
Ricardo Ávila
febrero 11 de 2016
2016-02-11 07:17 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

A primera vista, es difícil estar en desacuerdo con el comunicado expedido el martes pasado por la Corte Constitucional que toca el sensible tema de la minería en los páramos y el agua, entre otros asuntos. En su pronunciamiento, el alto tribunal se refirió a una serie de artículos contenidos en las leyes que promulgaron los planes de desarrollo de la primera y segunda administración Santos, en 2011 y 2015, respectivamente.

Aunque el texto del fallo todavía no se conoce, lo dicho equivale a un giro fundamental. El punto central es que hay un cambio en la estabilidad jurídica que abre nuevos interrogantes sobre el futuro de los sectores extractivos en el país. De un lado, quedan en entredicho permisos y licencias concedidos hasta la fecha. Del otro, hay un movimiento en el fiel de la balanza que ahora se ve inclinada en favor de las autoridades regionales y locales, incluyendo las corporaciones autónomas y los alcaldes.

Adicionalmente, hay una clara señal en el sentido de proteger las fuentes hídricas de las cuales se nutre el 70 por ciento de la población colombiana. Múltiples evidencias señalan que los reservorios naturales propios de esta parte de la cordillera de los Andes se encuentran en peligro por cuenta de prácticas de vieja data, comenzando por la agricultura y la ganadería. Si algo deja claro el fuerte fenómeno de ‘El Niño’, que azota por estos meses al país, es que cuidar el agua es un requisito vital en el más amplio sentido de la expresión.

Dicho lo anterior, hay inquietudes que surgen sobre la manera en que la Corte llegó a sus conclusiones. La más notoria tiene que ver con la afirmación según la cual los páramos son “ecosistemas desarrollados en relativo aislamiento”. Semejante planteamiento parece desconocer que en los más de tres millones de hectáreas que el Instituto Humboldt ha identificado como área de referencia con potencial de ser delimitada, habitan cerca de 300.000 personas. La inmensa mayoría de esa población explota minifundios, mientras que cierto porcentaje se dedica a la minería artesanal.

Un caso concreto es el de los municipios santandereanos de California y Vetas, vecinos del páramo de Santurbán, que no son asentamientos recientes. Es más, desde hace décadas el ecosistema propio de la región ha sido intervenido y es difícil pretender que retorne a su estado natural, a menos que se quieran desocupar vastas áreas del territorio nacional, algo que sería complejo y costoso.

Por lo tanto, al tiempo que es encomiable que se le ponga presión al Gobierno para que continúe con la labor de delimitación de las zonas de páramo, es fundamental que el Ministerio de Ambiente tenga la potestad de incorporar criterios económicos y sociales en sus determinaciones. De tal manera, sería aconsejable que cuando el tribunal publique el texto completo de su sentencia aclare vacíos que hoy generan más dudas que certidumbres y permita que la jurisprudencia encaje con lo que pasa en la realidad.

De lo contrario, se corren varios peligros serios. El mayor es que la letra del fallo nazca muerta, pues la capacidad estatal para poner en práctica todas las obligaciones que se le imponen es limitada. Una postura maximalista podría resultar, contraproducente, así existan las mejores intenciones.

Tampoco se puede pasar por alto el rol ampliado que tendrán las corporaciones regionales y los alcaldes en la aprobación de ciertos proyectos. Aunque en abstracto la descentralización es encomiable, el peligro de la politiquería y las prácticas corruptas en territorios donde, en muchas ocasiones, escasean las capacidades técnicas, es real. No menos peligroso es que, en la práctica, la vara queda mucho más alta para aquellos actores que desean cumplir las normas, lo cual acaba estimulando la minería ilegal. Debido a todo lo anterior, la Corte debe darle una pensada adicional al asunto, no para que se devuelva, sino para que precise bien el alcance de sus decisiones.

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado