Ricardo Ávila
brújula

Negar lo evidente

Una cosa es querer mostrar que el vaso está medio lleno y no medio vacío, y otra la insistencia en presentar como positivos los reportes de desempleo.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Opinión
POR:
Ricardo Ávila
julio 03 de 2017
2017-07-03 04:24 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Una cosa es querer mostrar que el vaso está medio lleno y no medio vacío, y otra la insistencia del Gobierno en presentar como positivos los reportes que hace el Dane con respecto al desempleo, la cual raya en la negación de lo evidente. No de otra manera puede describirse el tono de celebración de los comunicados oficiales, que el viernes destacaron que el tamaño de la población ocupada había alcanzado nuevos máximos en mayo.

Es verdad que la cifra de 22,3 millones de colombianos trabajando a nivel nacional durante el mes citado no tiene precedentes. Lamentablemente, el dato de los desocupados tampoco se había visto. Y mientras la tasa de crecimiento de los primeros fue de 1,2 por ciento entre el año pasado y el actual, la de los segundos llegó al 8,4 por ciento.

Más inquietante todavía es lo que pasa en las 13 ciudades y áreas metropolitanas más grandes. En este caso, el desempleo pasó del 9 al 10,2 por ciento entre el 2016 y el 2017, un salto lo suficientemente grande como para prender las alarmas. Semejante deterioro es el resultante de un alza de apenas 1 por ciento en los ocupados, pero de más del 15 por ciento en aquellos que, queriendo buscar un puesto, no lo encuentran.

Las cosas no son peores, debido a la demanda de mano de obra por parte del sector agrícola, lo cual coincide con otros reportes que sugieren que las cosas en el campo van por una senda aceptable. En cambio, no suena muy lógico que la industria haya enganchado casi 10 por ciento más personal en el trimestre que va de marzo a mayo, cuando los reportes del Dane sobre la actividad fabril hablan de una nueva recesión.

Desde el punto de vista regional, salta a la vista que una parte importante de los deterioros tienen que ver con Bogotá, en donde el desempleo en el trimestre móvil llegó a 10,5 por ciento, dos puntos porcentuales y medio más que en igual periodo del año pasado. En comparación, los deterioros observados en Cartagena y Cúcuta son relativamente menores, por lo cual valdría la pena concentrarse en hacer un análisis más exhaustivo sobre lo que sucede en el Distrito Capital.

Sin embargo, más allá de las explicaciones puntuales, el mensaje de fondo es que el equipo económico necesita analizar el tema con franqueza, antes de que sea tarde para reaccionar. Y eso todavía no sucede.

ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado