Ricardo Ávila
Retrospectiva

Criptomonedas en picada

Determinar las causas de semejante descenso no es fácil, pero es indiscutible que los titulares recientes no ayudan.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
febrero 02 de 2018
2018-02-02 08:10 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

El diccionario de la Real Academia define el término desplomar como “arruinarse, perderse”. Vale la pena tener en cuenta esa acepción al observar lo que le ha sucedido a las criptomonedas en lo que va del 2018.

Bitcóin, la más conocida de todas, se cotizó el viernes en 7.850 dólares, mucho menos de la mitad de los 19.666 que llegó a valer en la tercera semana de diciembre, y muy por debajo de los 13.800 dólares en que comenzó enero. No hay duda de que quien haya comprado hace un año todavía registra una envidiable rentabilidad, pero la tendencia es clara.

Determinar las causas de semejante descenso no es fácil, pero es indiscutible que los titulares recientes no ayudan. Para comenzar, las autoridades en diferentes países como China, India o Corea del Sur, han hecho más estrictas las regulaciones con el fin de evitar que los justos paguen por los pecadores, especialmente en un mercado en el que la formación de precios resulta cuestionable.

De manera paralela, han explotado varios escándalos, incluido uno a cargo de una entidad llamada AriseBank, que logró recaudar 600 millones de dólares de los inversionistas. Tras intervenir en el asunto, los reguladores estadounidenses describieron lo sucedido como una estafa.

Facebook, la conocida red social, tampoco fue ajena a la polémica. A raíz de las preocupaciones en torno a publicidad engañosa, sus directivos decidieron suspender la aceptación de cualquier anuncio relacionado con criptomonedas.

Todo lo anterior le pone un signo de interrogación a una alternativa que necesita posicionarse como una opción confiable para ser aceptada universalmente. Si bien los expertos hablan positivamente de la tecnología de las cadenas de bloques o blockchain, eso no garantiza que el uso que se le da en ciertos casos a la plataforma sea el correcto.

Y aunque es posible que regrese una nueva ola especulativa que vuelva a inflar la burbuja, el mensaje de fondo es que los factores de riesgo son tan elevados que más de uno concluirá que no vale la pena correrlos. En cuanto a aquellos que hayan perdido, solo les queda cruzar los dedos porque la única posibilidad de quejarse o denunciar abusos está circunscrita al ciberespacio.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado