Ricardo Ávila
retrospectiva

Del monte a la política

Han pasado pocos días desde cuando las Farc concluyeron, la asamblea de delegados con la que lanzaron su partido político.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
septiembre 15 de 2017
2017-09-15 08:54 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Han pasado pocos días desde cuando las Farc concluyeron, con un acto público escenificado en Bogotá, la asamblea de delegados con la que lanzaron su partido político. Desde entonces, el giro de los acontecimientos revela las complejidades que implica para una organización en la que primaban las jerarquías respaldadas por la fuerza de los fusiles, pasar al debate en el que mandan ideas y personalidades.

La prueba de que hay una nueva realidad quedó explícita en una carta redactada por Rodrigo Londoño, en la que reconoce la presencia de tensiones al interior del movimiento. Palabras más, palabras menos, el exjefe guerrillero acepta que su confirmación como cabeza de la colectividad no fue unánime y que hay sectores que velada o abiertamente cuestionan su liderazgo.

Saber cómo evolucionará la situación, es imposible. Lo que está claro hasta ahora es que imponer la disciplina a las malas ya no es una opción, ante lo cual es previsible que algunos elevarán sus voces con libertad y otros harán toldo aparte en un futuro cercano. No es descabellado pensar que las controversias probablemente llegarán a hacerse públicas, tal como sucede con frecuencia en partidos más tradicionales.

La diferencia con las bancadas de siempre es que aquellos que no se sientan bien representados decidan volver al monte. El regreso a la clandestinidad de “Cadete”, conocido la semana que termina, puede tener diferentes causas, pero es un campanazo de alerta con respecto al rearme de personas que desechen la opción de arreglar definitivamente sus cuentas con la justicia y reintegrarse a la vida civil.

Por tal motivo las Farc no solo tienen ante sí el desafío de conquistar electores con miras a las próximas elecciones, sino el reto de convencer a sus cuadros, a punta de buenas razones. Ello obliga a sus dirigentes a navegar en las aguas de la política con destreza, entendiendo que la realidad ahora es muy diferente.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado