Ricardo Ávila
retrospectiva

Tensiones en aumento

Las cifras de la economía mundial son buenas y en la mayoría de las latitudes los balances empresariales muestran un comportamiento favorable.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
marzo 23 de 2018
2018-03-23 07:26 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Las cifras de la economía mundial son buenas y en la mayoría de las latitudes los balances empresariales muestran un comportamiento favorable. Sin embargo, a pesar de esa realidad, la semana que termina fue particularmente mala para Wall Street. El índice Dow Jones retrocedió casi 6 por ciento y se ubicó en su punto más bajo en cuatro meses.

El verdadero culpable de lo sucedido no fue otro que Donald Trump, cuyas decisiones inquietan a la comunidad de negocios. Cada vez es más claro que la Casa Blanca está empeñada en una guerra comercial y que China es su principal objetivo. Los aranceles que afectarán a una decena de sectores cuyas importaciones al mercado estadounidense suman 60.000 millones de dólares constituyen un paso sin precedentes, con consecuencias impredecibles.

Por ahora Pekín parece optar por una respuesta limitada que cubre un conjunto de bienes mucho menor. Pero quienes saben de estas cosas entienden que el verdadero castigo es el de obstaculizar el acceso a los consumidores de la nación más populosa del mundo. Ese es el motivo por el que los títulos de empresas emblemáticas como Boeing van en retroceso.

Y es que los que se enfrentan no son potencias menores, sino las dos economías más grandes del planeta. Jugando la carta del nacionalismo, la Casa Blanca intenta ganar adeptos dentro de la opinión norteamericana, pero el riesgo de la estrategia es evidente. Por un lado, existe la posibilidad de que la gente del común pague la cuenta si los precios de diversos artículos suben. Por otro, está el tema geopolítico, que hace más complicada de manejar la situación en Asia, sobre todo porque China es clave para tener a Corea del Norte bajo un cierto control.

Como si lo anterior fuera poco, Washington se está radicalizando. La posibilidad de que vengan nuevas sanciones y la tensión suba es alta, con efectos que pueden sentirse en Colombia. Ese es el motivo por el cual los inversionistas se muestran inquietos, pues los riesgos en aumento no son buenos para la marcha de los negocios, así las cifras de los balances sean buenas por ahora.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado