Ricardo Ávila
Retrospectiva

Una etapa diferente

La presencia de un buen gerente es una garantía del resultado. Pero habrá que esperar un par de años antes de decir que Mocoa renació del barro.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
abril 07 de 2017
2017-04-07 07:24 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Todavía están frescas en la memoria de los colombianos las dramáticas imágenes del fin de semana pasado, cuando la fuerza de la naturaleza arrasó con una docena y media de barrios en Mocoa, dejando tras de sí una secuela de muerte y destrucción. Según las cuentas más recientes, el número de fallecidos superó los 300, una cifra muy elevada cuando se le compara con el saldo que dejaron tragedias como la reciente del Perú.

Tras la búsqueda de las víctimas, la atención a los heridos, los actos fúnebres y las primeras labores de limpieza, comienza ahora una etapa distinta. Se trata de las tareas de reconstrucción que incluyen la atención a los damnificados directos y la mejoría de la infraestructura urbana.

A diferencia de lo ocurrido en otros casos, los daños físicos de la avalancha están concentrados en un área geográfica relativamente pequeña. Es verdad que algunos puentes deberán ser reparados y que más de una vía tendrá que rehabilitarse, pero la mayoría de las obras se ejecutarán en el perímetro municipal.

Dicha circunstancia lleva a pensar que conseguir los fondos necesarios es algo totalmente factible. Si bien falta un estimativo preciso sobre lo que cuestan todos los emprendimientos, quienes saben de estas cosas aseguran que los 40.000 millones de pesos que saldrán del presupuesto nacional, junto con las ayudas internacionales recibidas y los aportes de los colombianos, deberían recoger la mayoría de la factura.

Lo que está en juego, en consecuencia, es la capacidad de ejecución de las diferentes entidades públicas. Justo cuando la credibilidad en la capacidad de los entes estatales se encuentra en duda, ante tanta denuncia de ‘mermelada’ y corrupción, el desafío es hacer las cosas de manera transparente, apegándose a presupuestos y cronogramas.

La presencia de un buen gerente es una garantía del resultado. Pero habrá que esperar un par de años antes de decir que Mocoa renació del barro.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado