Ricardo Ávila
Retrospectiva

Un año bien ido

En materia económica, las cosas comenzaron regular y terminaron mal. La tasa de crecimiento proyectada es una de las más bajas del siglo.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
diciembre 23 de 2016
2016-12-23 03:40 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Pueden ser coincidencias del calendario, pero para más de uno la leyenda que rodea a los años bisiestos se vio confirmada en el 2016. Y es que tanto en el frente internacional como en el local, las cosas no salieron como se pensaba hace una docena de meses.

En el ámbito global los sacudones vinieron desde el lado político. La decisión de los votantes británicos de abandonar el barco de la Unión Europea fue un primer campanazo sobre cómo los miedos y las prevenciones del electorado podían ser utilizados para ocasionar sorpresas en las urnas. El ‘Brexit’ es todavía una gran incógnita, pero son pocos los que lo ven como algo positivo.

No menos interrogantes surgen tras el triunfo de Donald Trump en Estados Unidos. La victoria de un candidato que rompió todos los cánones al insultar a sus contrincantes y decir mentiras sin reato, es motivo de enorme inquietud en todas las latitudes. La marcha del comercio internacional, o la propia seguridad global, se ven amenazadas por las políticas probables de alguien cuya experiencia en gobernar es nula.

Si los riesgos políticos al alza dejaron su impronta en el planeta, durante la marcha de este calendario que concluye, en Colombia las cosas tampoco fueron fáciles. Para comenzar, la polarización en torno al proceso de paz con las Farc nunca terminó, más allá de los resultados del plebiscito del 2 de octubre, de los cambios al texto original de los acuerdos, o del comienzo de la implementación por la vía legislativa.

Y en materia económica, las cosas comenzaron regular y terminaron mal. La tasa de crecimiento proyectada es una de las más bajas del siglo, y el pesimismo afecta a los consumidores. El peor escenario se pudo evitar con el paso de una reforma tributaria a la cual se le recortaron las alas en el Congreso y en cuya discusión se vieron los vicios de siempre. Debido a ello, será difícil recordar el 2016 con nostalgia. No hay por qué.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado