Ricardo Ávila
brújula

Un panorama más despejado

Llama la atención que el desempleo bajó en Cúcuta, afectada por la inmigración venezolana. 

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
septiembre 02 de 2018
2018-09-02 03:51 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Fue un logro que se quedó huérfano. Así podría describirse lo que sucedió con el desempleo durante julio, cuyo comportamiento sorprendió positivamente a los analistas. El gobierno que habría podido destacar ese desempeño ya no está y al que llegó no le interesa darle crédito al que le precedió.

Pero más allá de ese detalle, lo que verdaderamente importa es que por primera vez en meses tuvo lugar una mejoría notable. Esta no solo tiene que ver con que el índice de desocupación nacional se mantuvo en el mismo nivel del mismo periodo del 2017 (9,7 por ciento), sino sobre todo del fuerte descenso experimentado en las 13 áreas metropolitanas más grandes. En este último caso, la tasa registrada por el Dane cayó de 11,3 a 10,1 por ciento.

Un descenso así de fuerte no es usual. Y es que no solo el número de ocupados subió en 320.000 personas en las principales capitales –una expansión del 3 por ciento–, también el de desocupados cayó en 9 por ciento. La explicación técnica es que la demanda de trabajadores subió más rápido que la oferta laboral, pero detrás de ese comportamiento hay una evolución más favorable de la economía, que confirma lo que dicen otras cifras.

Entre las actividades que están creando plazas se destacan los servicios sociales, al igual que el comercio y la industria. La otra cara de la moneda es la construcción, que no levanta cabeza debido a la pobre dinámica del ramo edificador y de los tropiezos observados con la infraestructura.

En el plano regional, lo más significativo es que las ciudades de mayor tamaño parecen haber tomado un nuevo aire. Bogotá tuvo la dinámica más grande, mientras que a Cali y Barranquilla no les fue mal. Medellín también mejoró ligeramente, aunque muestra un deterioro frente a las cifras del año pasado. De otra parte, llama la atención que el desempleo bajó en Cúcuta, afectada por la inmigración venezolana, si bien subió de manera significativa en Bucaramanga.

Todo lo anterior hace pensar que el cierre del 2018 puede ser mejor. Sin esperar mucho, el panorama laboral se estaría despejando.

ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado