Ricardo Rojas Parra

Alemania no debe bajar la guardia

Ricardo Rojas Parra
Opinión
POR:
Ricardo Rojas Parra
septiembre 04 de 2014
2014-09-04 03:19 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc3378e33d.png

Basta con subir al domo del edificio del Parlamento alemán para comprender que el mensaje de transparencia que transmite el Gobierno se refleja en todas partes. Las grandes discusiones de políticas que allí tienen lugar dan espacio para que los mismos ciudadanos estén presentes y comprueben que las decisiones son democráticas. El buen manejo en políticas públicas sumado a una situación fiscal favorable ha permitido a Alemania llegar a ser la economía líder de la Zona Euro, en el marco desfavorable que dejó la crisis del 2010.

Tal parece que las decisiones políticas en el actual periodo de Ángela Merkel han llevado al país a vislumbrar una situación positiva para Alemania. En el reciente Informe Económico de Primavera, se estimó que la tasa de crecimiento será del 1,8% este año y de 2,0% para el 2015, mostrando una gran recuperación de la economía. De hecho, los bajos niveles de tasa de interés que ha impuesto el Banco Central Europeo en la Zona Euro para tratar de contrarrestar una posible deflación –la inflación para el mes de mayo fue del orden del 0,5%– han hecho que los costos de endeudamiento de la deuda pública en Alemania sean bajos. Adicionalmente, con una baja tasa de interés se está incentivando la inversión y el consumo, claves para aumentar la demanda agregada de la economía.

Se ha hablado del superávit de la cuenta corriente alemana, la cual se mantiene en altos niveles desde hace un par de años. Ese saldo positivo del 6% significa que Alemania exporta más productos de lo que importa del resto del mundo. De hecho, el país germano ha logrado mantenerse firme al tener una gran orientación exportadora de sus ramas industriales. Según el Observatorio de Complejidad Económica (Observatory of EconomicComplexity), Alemania exporta en mayor proporción vehículos (11%), piezas y repuestos (4,1%), medicamentos envasados (3,6%), aviones, helicópteros y/o de nave espacial (2,4%) y refinado de petróleo (1,3%), mientras que importa productos de petróleo (crudo, gas y refinado) (13,6%), vehículos (3,8%) y piezas y repuestos (3%).

Por supuesto, no podría quedar de lado la dinámica del mercado laboral, fundamental para entender cómo le ha pegado a las personas el impacto de la crisis financiera. Una característica que ha sido fundamental es la flexibilidad del mercado laboral, la cual ha permitido que las personas puedan encontrar trabajo con jornadas de medio tiempo y tiempo completo. Cabe resaltar que, como expone la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (Ceoe), la crisis redujo el número de horas trabajadas y no el de personas ocupadas. Siguiendo esa línea, Ceoe encontró que el número de horas se redujo 2,7% entre 2008 y 2009, lo cual refleja un trade-off: entre más personas trabajando menos tiempo.

Lo cierto es que Alemania no debe bajar la guardia. Pese a manejar un buen ambiente macro, comparado con otros países de la Zona Zuro, el gran mercado a donde exporta es precisamente allí.

Ricardo Rojas Parra
Economista - Profesor Universitario
riropa@gmail.com
 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado