Ricardo Rojas Parra

Colombia: ¿hacia dónde vamos?

Ricardo Rojas Parra
Opinión
POR:
Ricardo Rojas Parra
octubre 23 de 2012
2012-10-23 12:31 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc3378e33d.png

El 2011, sin duda, ha sido uno de los mejores de la economía colombiana en los últimos años.

Una tasa de crecimiento del PIB de 5,7 por ciento; la Inversión Extranjera Directa pasó de ser 2,3 por ciento del PIB, en el 2010, a 4,3 por ciento del PIB, en 2011; la tasa de inflación alcanzó el 3,8% y la de desempleo llegó a los 9 puntos.

Adicionalmente, se dieron incrementos en las exportaciones totales y no tradicionales, que pasaron de ser 39 mil millones de dólares en el 2010 a 56 mil millones de dólares en el 2011.

Estas cifras tan efectivas, entre otros buenos indicadores de desempeños en el aspecto macroeconómico, hicieron a nuestro país merecedor de reconocimiento en los mercados internacionales como una de las economías con mayores potenciales de inversión en la actualidad.

Uno de los objetivos del Gobierno Nacional para mantener esta dinámica creciente de la economía está enfocada en la internacionalización de nuestra economía.

Acciones como los recientes tratados de libre comercio, no solo con Estados Unidos, sino con países con alta potencialidad para nuestros productos, como Canadá y Chile, o la consideración de nuestro país como miembro de la OECD, lo comprometen a un real esfuerzo en materia de orden en sus políticas económicas, sociales e institucionales, pero sobre todo en la generación de nueva infraestructura que permita al país sacar adelante los retos que la nueva dinámica de nuestra economía pone presente ante los hacedores de política económica.

De acuerdo con la Andi, uno de los principales inconvenientes de la industria en el 2011 fue –y continúa siendo– la infraestructura y los costos de transporte. Según la misma fuente, la variable infraestructura se cataloga como una necesidad apremiante que no da espera, a pesar de su crecimiento del 8 por ciento, durante la última década.

La necesidad es tan apremiante que se estima que un aumento en el porcentaje del PIB en infraestructura de un 50 por ciento generaría un crecimiento económico del 8,3 por ciento, tan solo con la variación en este componente de la economía.

Los frentes de inversión deberían estar enfocados en la calidad del transporte terrestre, la casi inexistente infraestructura ferroviaria y, por supuesto, la deficiente infraestructura portuaria.

La presencia de verdaderas troncales, redes secundarias adjuntas a estas, puertos marítimos eficientes y efectivos para el comercio internacional son herramientas que ya no dan espera en esta carrera hacia el posicionamiento de Colombia como una verdadera opción y oportunidad de inversión.

Y es que los años de atraso en este asunto han sido tales, que el rezago persiste hasta la actualidad, por lo que es necesaria una fuerte inversión en infraestructura de transporte y logística que conecte las diferentes regiones del país con el mercado internacional.

De lo contrario, se pone en riesgo el soporte bajo el cual están sustentados el crecimiento y la sostenibilidad de los años venideros.

Ricardo Rojas Parra

Economista - Profesor universitario

riropa@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado