Ricardo Rojas Parra

Crecimiento financiero

Ricardo Rojas Parra
Opinión
POR:
Ricardo Rojas Parra
agosto 30 de 2015
2015-08-30 11:40 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc3378e33d.png

Para los economistas, buenos niveles de acumulación de capital físico y humano, además de mejoras en la tecnología, logran explicar con precisión tasas de crecimiento favorables para un país, en el largo plazo. Sin embargo, es el desarrollo financiero uno de los elementos cruciales para alcanzar avances importantes en estas tres variables.
Una manera de medir el crecimiento del mercado bancario es a través del indicador de profundización financiera. Este, al relacionar la cartera con el PIB del país, calcula el porcentaje de la actividad productiva que se apalanca utilizando créditos. En Colombia, a pesar de que esta cifra va en aumento desde el 2004 –en el 2014 dicho indicador se ubicó en el 44,8 por ciento–, la comparación internacional muestra que el país aún tiene mucho potencial por explotar, pues naciones como Chile y Brasil presentan una profundización financiera por encima del 55 por ciento, y para los países con ingresos altos como Estados Unidos y Japón, esta supera el umbral del 150 por ciento.
Con base en cifras de la Superintendencia Financiera de Colombia para el 2014, el sistema financiero presentó un crecimiento real anual del 9,8 por ciento en sus activos, con un monto de 1.099 billones de pesos. Desagregando por tipo de activos, los establecimientos de crédito y las fiducias tuvieron una mayor participación, representando 480,8 billones de pesos y 321,1 billones de pesos, respectivamente. A estos dos, les siguen los fondos de pensiones y cesantías e industrias supervisadas, correspondientes a 179,8 billones y 117,4 billones de pesos, respectivamente.

Es clave seguir fortaleciendo el sistema crediticio del país y aumentar el grado de profundización financiera del país, para que impulse el crecimiento económico de las microempresas en Colombia.
Al respecto, cabe destacar que desde finales del 2010 se venía observando una dinámica positiva en la cartera del microcrédito, sin embargo, en el 2014 tuvo un descenso en el crecimiento: logró un saldo de 9,2 millones de pesos, que representa una tasa de crecimiento real cercano al 6 por ciento, mientras que para el 2012 alcanzaba valores del 17 por ciento. Pese a esta situación, se busca reforzar la oferta crediticia en el sector rural.
Junto a este fenómeno, varios son los factores que han impedido que el sistema financiero entregue mayores recursos. Según la encuesta sobre la situación de crédito en Colombia, aplicada a los intermediarios financieros en marzo del 2015, los factores que impiden otorgar mayor volumen de microcrédito son la capacidad de pago de los clientes (24,1 por ciento), el sobreendeudamiento (20,2 por ciento), y clientes con deudas en más de tres entidades (15,5 por ciento).
De igual forma, consideraciones de inclusión financiera como la carencia de garantías suficientes, la limitada capacidad de pago del cliente y las tasas de interés sobre el crédito han restringido el acceso y el uso de financiamiento para las empresas con menos de diez trabajadores. Por ello, lograr ofrecer productos más adecuados al perfil y a las necesidades de apalancamiento de las microempresas, contribuirá a incrementar la inversión, la acumulación de capital y el desarrollo financiero del país.

Economista - Profesor universitario
riropa@gmail.com


Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado