Ricardo Rojas Parra
Ricardo Rojas Parra

Turismo y paz

El trabajo articulado que se requiere para el posconflicto debe ir de la mano de sectores impulsadores de la economía.

Ricardo Rojas Parra
Opinión
POR:
Ricardo Rojas Parra
septiembre 11 de 2016
2016-09-11 07:41 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc3378e33d.png

El proceso de paz y sus subsecuentes declaraciones representan un aporte importante para la historia de Colombia. Estas negociaciones están llevando al país a encaminar las estrategias de desarrollo y productividad hacia un marco de cooperación y participación de toda la sociedad.

Para ello, los diversos sectores económicos en el país empiezan a ajustarse para fortalecer las dinámicas regionales y aprovechar las nuevas oportunidades de crecimiento que se avecinan.

En ese sentido, el trabajo articulado que se requiere para el posconflicto debe ir de la mano de sectores impulsadores de la economía, que permitan potenciar las particularidades de cada región.

En especial, el ramo del turismo va a ser capaz de aportar, de manera significativa, a este propósito: lleva un tiempo considerable fortaleciéndose y apuntándole a la competitividad a través de avances a nivel de infraestructura, incentivos tributarios y cambio de percepciones sobre inversión en el país.

Con la actual coyuntura –las iniciativas de integración, dejación de armas y cooperación de los sectores público y privado– se está enviando una señal positiva y atractiva al mercado nacional e internacional como foco de inversión y de turismo.

Por ello, vale la pena seguir de cerca el impacto que el sector de turismo va a tener en la dinámica social y educativa del país. Por un lado, va a ser una herramienta clave para desvanecer las barreras físicas y sociales, al permitir espacios de intercambio y producción.

Por el otro, va a requerir que cada colombiano se prepare en diversas labores para suplir las demandas que generará la integración. Así, la oferta educativa deberá tener en cuenta los elementos que generan valor agregado en la región.

El World Travel & Tourism Council prevee que el sector de turismo en Colombia va a generar 1.494.000 empleos a nivel agregado, en los cuales se contemplan trabajos directos e indirectos.

El impacto del ramo se logrará bajo la premisa de ‘Territorios de Paz’, en la cual la preservación del patrimonio cultural y natural de cada región sea el pilar de desarrollo.

Vale la pena detenerse en este punto, ya que, según el Reporte de Competitividad de Viajes y Turismo 2015, del Foro Económico Mundial, Colombia tiene una fortaleza en recursos culturales y naturales que la han ubicado en el mapa mundial como destino en crecimiento.

Por lo tanto, es aquí donde se puede generar un desarrollo sostenible, al reconocer y valorar las tradiciones culturales e integrar a los diversos municipios aledaños que han estado apartados.

De hecho, el Plan Nacional de Turismo plantea como herramienta unificadora los corredores turísticos, para integrar y generar un escalonamiento productivo de abajo hacia arriba. Se menciona que los principales corredores son Eje del Café, sur de Bolívar y Santander.

La ruta de intercambio y construcción será el logo de este proceso, en el cual cada ente territorial logrará trazar una nueva historia en el país. Para ello, las entidades especializadas en la promoción e investigación del turismo nacional y en desarrollo social tendrán un rol decisivo al acompañar a cada región en su desarrollo económico.
Se vislumbra oportunidades de crecimiento de muchos lugares de Colombia.

Economista - Profesor universitario
riropa@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado