Ricardo Rojas Parra

Impacto económico

Ricardo Rojas Parra
POR:
Ricardo Rojas Parra
diciembre 06 de 2013
2013-12-06 12:59 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc3378e33d.png

La Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior del Parlamento Europeo aprobó a finales de octubre del 2012 la inclusión de Colombia en el grupo de países que no requieren la visa Schengen para transitar por 26 países europeos por máximo 90 días. La ratificación de esta iniciativa en las tres instancias faltantes (plenaria del Parlamento Europeo, Comisión Europea y Consejo de la Unión Europea) traería enormes beneficios tanto para la economía nacional como para la europea.

En la actualidad, la visa Schengen no permite que los empresarios colombianos atiendan las solicitudes de clientes o socios europeos de manera rápida y eficaz por la demora en su trámite.

De igual manera, reduce el intercambio cultural por la baja interacción entre los europeos y los colombianos.

Aunque no se ha cuantificado el costo económico total de la presencia de esta visa (incluyendo el gasto de la solicitud ante la embajada y el tiempo del trámite), algunos estudios internacionales encuentran que las barreras a la movilidad de personas entre países generan sustanciales pérdidas económicas.

Por ejemplo, Michael Clemens, de la Universidad de Harvard, concluye en el paper titulado ‘Economics and emigration: ¿trillion-dollars bills on the sidewalk?’ que si se liberalizara la movilidad de trabajadores a través de todas las fronteras, el PIB mundial se podría duplicar.

Ni la eliminación de las barreras al comercio ni del flujo de capitales juntas compensaría las ineficiencias producidas por las limitaciones a la movilidad laboral. Si bien este estudio supone un escenario extremo, el mensaje es que restricciones como la visa causan pérdidas económicas a nivel agregado.

De prosperar la iniciativa mencionada, la facilidad de transportarse incrementaría el número de negocios realizados entre colombianos y europeos, con lo que se aprovecharían al máximo las ventajas ofrecidas por el TLC entre Colombia y la Unión Europea.

De hecho, el vicepresidente de Proexport, Ricardo Vallejo, manifestó que la eliminación de la visa podría duplicar las exportaciones al Viejo Continente y ampliaría el acceso de los pequeños empresarios a este mercado.

Igualmente, los colombianos que encontraban en este documento un impedimento para viajar, lo podrán hacer con mayor comodidad.

El aumento en el turismo impulsaría el consumo y el crecimiento de la zona euro, que se sigue recuperando de la crisis del 2008. También, los turistas colombianos se verían beneficiados, pues tal y como lo plantea Tal Ben Shahar, profesor de psicología positiva en Harvard, conocido como el ‘gurú de la felicidad’, invertir el dinero en experiencias como los viajes tiene un impacto mayor sobre la felicidad que invertirlo en consumo ordinario.

En conclusión, la eliminación de la visa Schengen no sería un juego de suma cero, ya que tanto Colombia como la Unión Europea se verían favorecidas. Esperemos que esta iniciativa se apruebe en el 2014, lo que sería un importante voto de confianza a la economía colombiana que ha tenido una importante consolidación y crecimiento en los últimos años.

Ricardo Rojas Parra

Economista - Profesor universitario

riropa@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado