Ricardo Rojas Parra

El PIB agrícola del segundo trimestre

Ricardo Rojas Parra
POR:
Ricardo Rojas Parra
octubre 25 de 2013
2013-10-25 02:11 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc3378e33d.png

El dato más reciente de crecimiento del PIB mostró que en el segundo trimestre del 2013 el sector agrícola creció 7,6% por ciento, frente al mismo periodo del 2012, lo que constituye el registro más alto para este sector bajo la metodología actual (base 2005).

Lo anterior estuvo asociado al importante incremento en la producción de café (+32,4%), arroz (+6,5%) y papa (+13,4%), variaciones que saltan a la vista en un año en el que varios movimientos sociales se han expresado a favor de un mayor apoyo del Gobierno a estos sectores.

El escenario es un poco paradójico, porque los sectores que han sido más visibles en las protestas coinciden con los que presentan un mayor incremento en su producción. Una explicación parcial de esta divergencia se encuentra en la caída de los precios de estos productos, factor que afecta el sentimiento de los agricultores, a pesar de los aumentos en la producción.

Por ejemplo, el precio del café se ubica en cerca de 410.000 pesos por carga de 125 kilos, lo que representa una caída frente al promedio de 660.000 pesos, observado en el 2012. Por su parte, el precio promedio de la tonelada de arroz se ubica en 895.000 pesos, cifra inferior al precio promedio del 2012 (1’070.000 pesos).

Esta dinámica de los precios está atada a tendencias internacionales contra la que poco puede hacer el Gobierno (EE. UU. no es nuestro único socio comercial), en especial cuando bajo el TLC ya existen periodos de ajuste de hasta 19 años, para el caso del arroz. El comportamiento de los precios, el impacto del TLC y otros factores detrás de los paros han sido temas discutidos por expertos en agricultura, como Mauricio Reina, en el artículo ‘Del paro agrario al pacto agrario’, y Luis Guillermo Plata, exministro de Comercio, en ‘TLC con EE. UU. y el paro agrario: mitos y realidades’.

En general, Reina y Plata concluyen que hay factores más allá del comercio que explican el crónico malestar del sector agrícola, situación que en todo caso precede al TLC, e incluso a la liberalización de la economía en la década del 90.

De hecho, Reina resalta que las importaciones de papa en el 2012 constituyeron menos del 1% de la producción nacional.

Algunos críticos han desconfiado de la información del Dane sobre los datos de crecimiento de la producción agrícola.

Sin embargo, esta entidad aplica una formidable metodología a este sector, que se refleja en sus documentos sobre la medición del PIB y la Encuesta Nacional Agropecuaria. Ahora, esto no implica que no haya espacio de mejora.

El diseño de políticas que necesita la nación para incrementar la productividad en el sector agrícola, depende de una medición más precisa sobre los inventarios de maquinaria y el potencial de la tierra, que son precisamente los objetivos del III Censo Nacional Agropecuario.

Estas nos permitirán ir más allá de los señalamientos al comercio o de la calidad de las cifras del Dane, para dar paso a un plan de desarrollo agrícola consistente con nuestro papel cada vez más importante en la economía global.

Ricardo Rojas Parra

Economista - Profesor universitario

riropa@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado