Ricardo Rojas Parra

Recuperación italiana

Ricardo Rojas Parra
Opinión
POR:
Ricardo Rojas Parra
agosto 14 de 2015
2015-08-14 02:23 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc3378e33d.png

Italia muestra una recuperación positiva después de muchos años difíciles, tras la crisis económica del 2008. Desde el 2012, la variación en el crecimiento económico venía posicionándose por debajo de cero, con valores cercanos al -0,4 por ciento en el 2014. En este periodo, la demanda doméstica golpeó fuertemente la economía, lo que se vio reflejado en los valores negativos que registró, incluso del 2011, y que restó dinamismo a la economía italiana.

Sin embargo, esos tiempos difíciles parecen haber quedado atrás. Se ha venido dando paulatinamente un empujón positivo a la economía con base en la actividad exportadora y el consumo en el país. Gratamente, el consumo volvió a registrar un comportamiento al alza, que desde 2011 no se había visto, pasando de valores de -4,0 por ciento y -2,8 en el 2012 y el 2013, respectivamente, a una variación anual de 0,3 por ciento en el 2014.

Por su parte, las exportaciones han tenido un comportamiento estable durante todo el periodo analizado y continúan siéndolo. Según datos de la Ocde, la actividad exportadora tuvo una variación anual de 6,1 por ciento en el 2011, 1,6 en el 2012, 0,9 en el 2013 y 2,7 en el 2014.

De hecho, en 2014, las exportaciones fueron las jalonadoras del crecimiento de la economía. Al analizar el PIB italiano del año pasado por componentes, realizado por el Istat, el segundo motor de crecimiento fue el consumo, con mayor preponderancia el del Gobierno y luego el privado, seguido por las importaciones y, finalmente, la formación bruta de capital fijo.

Bajo este panorama, el Gobierno italiano ha incitado a la implementación de una reforma en el mercado laboral que posibilite aumentar la productividad, y con ello permitir un mejor desempeño económico del país. Bajo este escenario, la Ocde, en su informe de febrero del 2015 sobre ‘Encuestas Económicas para Italia’ (Ocde Economic Surveys Overview Italy), pronostica un crecimiento potencial de 0,2 por ciento para este año, y de 0,4 por ciento en el 2016, permitiendo que el crecimiento del PIB para Italia sea de 0,4 por ciento para 2015 y 1,3 por ciento para 2016.

Tal reforma les daría mayor solidez a las exportaciones, puesto que aún se carece de competitividad en el sector. En la medida en que se reduzcan los costos laborales y diversifiquen los productos exportables, se hará más apetecida la demanda internacional por productos italianos. De esta manera, las exportaciones netas serían más fuertes en su labor estabilizadora de la economía italiana.

El reporte también pronostica que las exportaciones crecerían en el 2015 a 2,7 por ciento, y en el 2016 a 4,6 por ciento. Por su parte, las importaciones alcanzarían variaciones anuales del 2,1 por ciento en el 2015 y 3,4 por ciento en el 2016.

Se espera que el crecimiento que vislumbra actualmente Italia logre sostenerse con las medidas de recuperación que el Gobierno ha puesto en marcha.

Por ahora, los esfuerzos a nivel comercial logran rendir sus frutos, alcanzando un crecimiento del 0,3 por ciento en el PIB para el primer trimestre del año.

Ricardo Rojas Parra

Economista - Profesor universitario

riropa@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado