Ricardo Rojas Parra

La reducción del desempleo

Ricardo Rojas Parra
POR:
Ricardo Rojas Parra
noviembre 29 de 2013
2013-11-29 03:57 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc3378e33d.png

Las cifras reveladas por el Dane sobre los indicadores del mercado laboral de septiembre del 2013, evidencian que la tasa de desempleo ha descendido a niveles históricamente bajos, en los que empieza a consolidarse en cifras de un solo digito. La tasa de desempleo mensual a nivel nacional se ubicó en 9%, mientras que para las 13 áreas metropolitanas fue del 9,9%. Estas representan los niveles más bajos para los meses de septiembre, desde el 2001, cuando se inició la medición bajo la metodología actual.

La caída del desempleo lleva 37 meses continuos y, de mantenerse esta tendencia, Colombia podría superar pronto el estigma regional de contar con el desempleo más alto de Latinoamérica. De hecho, entre agosto del 2010 y el 2013, Colombia fue el país de la región que más empleos generó respecto a su fuerza laboral: a nivel nacional se crearon 1’992.000 empleos, que representan el 8,48% de la Población Económicamente Activa (PEA), mientras que la segunda nación fue Chile, con el 7,6% de su PEA, y luego México, con el 5,4%.

Estos avances se reflejan en grupos vulnerables de la población. Por ejemplo, mientras en la Conferencia Interamericana de Ministros de Trabajos, realizada en Medellín este mes, señalan que el desempleo juvenil es una de las grandes preocupaciones regionales, en Colombia esta tasa se redujo de 17,4% en el trimestre julio-septiembre del 2012 a 16% para el mismo periodo del 2013. Aunque los jóvenes (14 a 28 años) siguen presentando una tasa de desempleo casi del doble que la general, esta reducción es una señal de que políticas como la ley del primer empleo, que buscan integrar estos sectores de la población al mercado laboral, están siendo efectivas.

El panorama económico augura un buen entorno para que la tasa de ocupación en el país siga incrementándose. Por un lado, el Banco de la República pronostica tasas de crecimiento entre el 3% y el 5% para el 2014. Por otro, la reforma tributaria (Ley 1607 de 2012) contempló que la exoneración del pago realizado por las empresas por concepto de cotización al régimen contributivo de salud de los trabajadores que devenguen hasta 10 salarios mínimos, regiría desde el primero de enero del 2014. Tal como lo demuestran numerosos estudios académicos, la reducción en los costos laborales no salariales que enfrentan las firmas cuando contratan a un trabajador, incentiva la creación de nuevos empleos y la formalización de otros más.

Ahora bien, aunque los logros en este frente son enormes, todavía hay espacio por mejorar. Por ejemplo, la recuperación del empleo ha sido regionalmente desigual. Mientras que en el último trimestre Bogotá creó el 15% (77.000) de todos los puestos generados en el país, la tasa de desempleo de Quibdó aumentó de 16,4% a 18,3%.

Ante esta situación, se debería estudiar a profundidad la propuesta realizada por Leonardo Villar, director de Fedesarrollo, sobre la conveniencia de contar con salario mínimo regional o un aumento de este, diferenciado entre zonas urbanas y rurales.

Ricardo Rojas Parra

Economista - Profesor universitario

riropa@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado